viernes, 14 de enero de 2011

EL LIBRO "SEXO COMO DIOS MANDA", REMECE A LOS CATOLICOS


Por Rolando Lino Mina
El libro "Sexo como Dios manda" es ya un bestseller a nivel mundial. Un libro que, con el beneplácito de la Iglesia Católica, orienta a las parejas para disfrutar de una vida sexual plena, sin experimentar culpas.
"Algunas personas, cuando hablan de las relaciones sexuales dentro del matrimonio católico, piensan que están privadas de alegría, pasión y fantasía. Creen que el sexo tiene que ser triste como un himno tradicional de la iglesia. Son personas que no entienden que Dios quiere que tengan una vida sexual feliz" afirma Ksawery Knotz, autor del libro y sacerdote franciscano polaco de 44 años.
Knotz admite que su información es de "segunda mano", ya que como clérigo es un hombre célibe. Sin embargo, el mencionado libro es producto de sus experiencias orientando a parejas católicas, que en un momento dado le han confiado diversos aspectos de su vida sexual.


Como el mismo autor lo refiere, la "Iglesia no se pronuncia acerca de cuestiones tan específicas como el límite de las caricias durante el juego previo" y esa ha sido probablemente la clave del éxito para "Sexo como Dios manda", ya que hay un sus páginas definiciones concretas sobre aspectos sexuales muy específicos.
Para este manual cristiano de las artes amatorias, el sexo oral es una práctica completamente válida dentro del matrimonio. "La excitación de los órganos sexuales con la ayuda de los labios o de la lengua como elemento del juego previo es moralmente admisible y no se debe buscar el pecado en tales conductas", dice textual Ksawery Knotz.
Este libro de 256 páginas, que está disponible en las librerías de varios países, recalca el rechazo de la Iglesia a algunas prácticas como consumir anticonceptivos, el uso del condón o la concepción in vitro. Asimismo, rechaza tajantemente la práctica del sexo anal, remarcando que "no es un acto sexual normal".

Knotz asegura que "el éxtasis asociado con la alegría de la convivencia sexual puede compararse con la felicidad de la vida eterna" y defiende el derecho de las mujeres a alcanzar el orgasmo afirmando que "el marido perjudica a su mujer si la deja insatisfecha". En este punto enfatiza que "el amor del marido por su esposa lo obliga a que después de su propia satisfacción acaricie la vulva y el clítoris hasta que ella alcance el orgasmo".
Para este sacerdote, "el momento más significativo y culminante es el de la penetración. Es el momento de la unión, de ser 'una sola carne' no sólo en el sentido de la mayor proximidad física, sino también de la unidad psicológica y espiritual". Esta es precisamente una de las razones por las que, según este texto, la Iglesia rechaza el uso del condón, ya que "los esposos que usan preservativo construyen una barrera que debilita el vínculo entre ellos".


El libro también sugiere cómo lograr un buen "clima previo" al acto sexual, donde recomienda el "baño de dos", el uso de fragancias o una comida que estimule a la pareja para alcanzar una relación sexual plena, sin faltar los "tips" para prolongar la erección en el hombre durante el acto sexual.
Por supuesto, no deja de lado la oración como una herramienta adicional para gozar de una vida sexual satisfactoria, pero aclara que no es necesario orar "antes del sexo". Ksawery Knotz explica que si una pareja reza, invita a Dios a compartir ese momento sagrado, "le piden capacidad para la entrega y el gozo mutuo, se encomiendan a la Divina Providencia y entregan a Dios su aceptación de una nueva vida, si fuese concebida".
"Sexo como Dios manda" es un libro que ha generado controversias en todos los países que ha sido publicado.


“KAMASUTRA CATÓLICO”
Ksawery Knotz es un capuchino polaco autor del libro "Sexo como Dios manda", un éxito de ventas en Europa que acaba de ser editado. "Dios está en el orgasmo", apunta este cura, que, a pesar del pretendido aperturismo, demoniza las relaciones homosexuales.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar