lunes, 27 de diciembre de 2010

EL PERU EN LA ANTÁRTIDA


La Antártida, también conocida como el Continente Blanco, es una masa de tierra que ocupa el Polo Sur geográfico de nuestro planeta y tiene una extensión de aproximadamente 14 millones de kilómetros cuadrados, es decir casi 10 veces el área del Perú. A diferencia del Polo Norte, que se encuentra cubierto por una masa de hielo flotante, la Antártida es un continente cubierto por hielos perpetuos.
Este continente es tal vez uno de los últimos lugares sobre la tierra que se encuentran libres de contaminación, cuyo ecosistema se desea preservar como un gran laboratorio dedicado a la ciencia y la cooperación en beneficio de la humanidad.
El Perú y la Antártida se encuentran íntimamente ligados. Sus respectivos sistemas están en constante interacción, de forma que cualquier variación del equilibrio de la península antártica podría tener repercusiones en nuestro ecosistema. De esta manera, cualquier alteración en el continente austral podría acarrear consecuencias en el clima, flora y fauna peruanos. De esto se desprende el interés del Perú por la Antártida.
El mar que baña las costas peruanas por medio de la corriente de Humboldt, que contiene el zooplancton y fitoplancton que origina la riqueza de nuestro mar, es el mismo que rodea la península antártica. El anticiclón del Pacífico, que traslada grandes masas de aire frío desde la Antártida, modera nuestro clima y reduce las precipitaciones. Como puede apreciarse, las modificaciones de aquellas corrientes traerían como consecuencia alteraciones en el clima de nuestro país.
El Perú participa de las investigaciones que se realizan en el Continente Blanco y tiene voz, voto y veto en el seno del Sistema Antártico.
En 1959, un grupo de 12 países que habían reclamado soberanía territorial sobre porciones de la Antártida, conscientes de la necesidad de diseñar un mecanismo internacional que asegurara la preservación de este espacio y evitar de esta forma convertirlo en foco de posibles conflictos, se reunieron en Washington para firmar lo que se denominó el "Tratado Antártico". Mediante este instrumento internacional, se inició una etapa de cooperación científica que continúa hasta la fecha.
TRATADO ANTARTICO

El Tratado Antártico tiene como objetivos principales preservar la Antártida como zona de paz y fomentar la cooperación en el campo de la investigación científica. Los países Consultivos participan de las Reuniones Consultivas del Tratado Antártico, para discutir temas de carácter científicos, logístico y político sobre el futuro de la Antártida.
El Perú, consciente de la importancia de esta región para su desarrollo, se propuso ingresar a este grupo Consultivo, de manera de tener voz en las decisiones que se adoptaran en este foro.
En primer lugar se adhirió al Tratado Antártico el 10 de abril de 1981, creando posteriormente la Comisión Nacional de Asuntos Antárticos (CONAAN) el 11 de julio de 1983. Considerando que es requisito mostrar interés en la Antártida mediante la realización de actividades científicas para optar por la membresía Consultiva, se organizó la 1º Expedición Científica del Perú a la Antártida, que se realizó durante el verano austral de 1988 en el buque de Investigación Científica "Humboldt". Esta expedición tuvo como objetivo ubicar un lugar apropiado para establecer la base peruana en el continente blanco, eligiéndose la Bahía del Almirantazgo, en la Isla Rey Jorge para este fin. Es en esta bahía que se levantó la base peruana "Machu Picchu".
En base a los méritos logrados por el Perú en sus expediciones científicas a la Antártida, el 9 de octubre de 1989, nuestro país accedió al status de Miembro Consultivo del Tratado Antártico, y desde entonces ha realizado 11 expediciones. Actualmente la Comisión Nacional de Asuntos Antárticos (CONAAN) está organizando la XII expedición, denominada "ANTAR XIII". Esta nueva misión científica que se iniciará en diciembre del 2002, está a cargo de la Marina del Perú.
En 1999, el Perú fue sede de la XXIII Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA), máximo órgano descisorio del Sistema, para discutir y aprobar medidas de aplicación en el continente austral.
Participaron en la referida reunión delegaciones de las 27 Partes Consultivas, representantes de las Partes No Consultivas (hoy son 17), así como diversas organizaciones internacionales, invitadas como observadores. El importante evento congregó a 320 representantes.
Entre las prioridades en materia de Política Antártica, el Perú considera actualmente las siguientes: ingresar como miembro pleno al SCAR, ampliar la Base Machu Picchu hasta convertirla en una estación científica permanente y crear el Instituto Antártico Peruano. Dicho instituto, se crearía como entidad autónoma en lo administrativo y presupuestal. Funcionaría como una entidad especializada y con capacidad de planificar adecuadamente las expediciones antárticas anuales y todas las demás actividades que se desprendan de la política antártica elaborada por el Gobierno con asesoramiento de la CONAAN.


BIC "HUMBOLDT" RETORNÓ LUEGO DE PERMANECER 55 DÍAS EN LA ANTÁRTIDA
Luego de haber pasado 55 días en el continente antártico, explorando y realizando investigaciones, la embarcación BIC "Humboldt" arribó al muelle de la Base Naval del Callao.
Mediante un comunicado de prensa, la Marina de Guerra del Perú informó que las investigaciones de la expedición estuvieron a cargo de la Fuerza Aérea, cuyos miembros se encargaron de cumplir esta misión en representación del Estado peruano, desarrollando programas de diversos proyectos.
Entre los estudios científicos realizados se mencionó el proyecto de meteorología y estudio de la capa de ozono.
Los representantes del Imarpe estudiaron la evolución del krill, mientras que los científicos del Concytec analizaron la biodiversidad de la zona.
Asimismo, realizaron investigaciones en las áreas geofísica-radar y medio ambiente, así como en temas de meteorología e hidrología, a cargo del personal científico de la Fuerza Aérea del Perú. Estos proyectos permiten destacar la importancia de la promoción del conocimiento científico en la región y asegurar la conservación de los recursos y la protección del ecosistema. Los citados avances permitirán a nuestro país contar con una presencia permanente, en el año 2005, en el Continente Blanco, pues en la actualidad la estación peruana Machu Picchu se utiliza únicamente en verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada