lunes, 21 de octubre de 2013

"Necesitamos construir de nuevo nuestra ciudad"

Rafael Antonio AÍta Campodónico. Ex congresita de la República; ex viceministro de Políticas para la Defensa y líder del movimiento regional Salud, Orden y Seguridad (SOS).


Yessica Cubas Barboza

Rafael Aíta es un rostro más que conocido en la Ciudad de la Amistad. 

¿Cómo ve usted esta situación?

Soy más que chiclayano, mis abuelos que fueron italianos llegaron en 1895 a esta ciudad, mi abuelo Juan Aíta fue alcalde de Lambayeque; mi tío abuelo Salvador Aíta fue burgomaestre de Chiclayo; mi padre, un extraordinario y reconocido médico, al punto que la Red Hospitalaria de Chiclayo se llama Juan Aíta Valle. Estos son mis ancestros, he crecido dentro del mundo político llegando a ocupar un sillón en el Congreso de la República, ahora creo que es necesario sacar la cara por esta calurosa tierra. Y creo que es bueno hacerse conocido pero por un buen accionar que deje huella a través del tiempo.

Ahora los integrantes del Congreso dan mucho qué hablar, pero por su mal accionar
Sí, es lamentable lo que está ocurriendo en el Congreso de la República. Cada vez sabemos menos del accionar legislativo en favor del pueblo peruano de parte de cada uno de los miembros del Parlamento, y solo se hacen notar cuando se les viene encima una lluvia de denuncias por hechos que nos dejan boquiabiertos. Considero que las últimas denuncias en contra de varios parlamentarios deberían ser sancionadas con todo el peso de la ley. No podemos seguir siendo tan tolerantes.

¿Cuál cree que es el problema más álgido que enfrenta la ciudad de Chiclayo y la región Lambayeque?

Antes, hace algunos años, se escogía a las autoridades según la capacidad, el nivel profesional y moral, con la finalidad de tener una buena autoridad que nos represente y sepa conducir los destinos de la población rumbo al progreso y desarrollo. Ahora los cargos políticos se han convertido en una perita en dulce, adonde apunta cualquiera, sin tener siquiera las nociones básicas de cómo realizar la mínima gestión, y las consecuencias son obras con presupuestos a cero y trabajos inconclusos, mal terminados o judicializados. En conclusión, población descontenta y la ciudad más que atrasada.

¿Dónde radica el problema, qué se requiere para cambiar esta situación?

El problema radica en la pésima gestión que realizan estos dizque políticos que llegaron, nos llenaron de problemas y ahora quién nos saca del hoyo donde estamos metidos. Y esta situación se debe a que no hemos sabido elegir a las autoridades  correctas que reúnan el perfil y las condiciones para otorgarles la confianza de conducir el destino de nuestras ciudades.

¿Existe alguna posibilidad de remediar la situación?

Actualmente nos hemos reunido una gran cantidad de chiclayanos profesionales y empresarios de todos los segmentos y hemos formado un Movimiento Regional que se denomina Salud, Orden y Seguridad, y que estamos apostando por cambiar esta grave situación, porque los chiclayanos no merecemos vivir en estas condiciones. Nuestra agrupación tiene como denominación los principales problemas que aquejan a nuestra ciudad y los cuales necesitamos cambiar, pero ya.

¿Tienen ya el movimiento regional Salud, Orden y Seguridad, formado debidamente?

Nos encontramos en el proceso de recolectar las firmas que se necesitan, ya estamos al 70% de lograr nuestro propósito y tenemos la plena seguridad de que desempeñaremos un buen rol dentro de la contienda electoral. Nuestro principal propósito es construir una nueva ciudad, nuestra ciudad, en base a gestión técnica, profesionalismo y ética.

¿Qué opinión le merece la segunda gestión del alcalde de Chiclayo, Roberto Torres Gonzales?

Creo que mis palabras estarían demás, pues el estado en que se encuentra la ciudad de Chiclayo habla por sí solo. Tenemos el casco urbano de Chiclayo prácticamente deteriorado y sin esperanzas de cambio, los colapsos de las redes de alcantarillado son preocupantes, pues estamos expuestos a la contaminación total. Esta situación deja una mala imagen ante los forasteros que están de paso por nuestra ciudad. En pocas palabras, en lugar de avanzar estamos retrocediendo y ya no podemos continuar igual.

El parlamentario Yehude Simon Munaro cada vez que llega a la región critica la situación en la que se encuentra la ciudad.

En primer lugar yo no confío en ningún político que nos representa actualmente, porque sencillamente no están trabajando en favor del pueblo. Yehude ya no puede recomendar nada, pues lamentablemente él nos recomendó al alcalde de Chiclayo Roberto Torres Gonzales y al burgomaestre del distrito de José Leonardo Ortiz, y en ningún caso acertó, pues tenemos pésimos resultados, por lo que ahora debería mantenerse al margen.



Fuente: http://www.larepublica.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada