viernes, 11 de octubre de 2013

11 de octubre, Día Mundial del Huevo 2013

Una fecha gastronómica excepcional que permite adentrarnos en la cocina más tradicional, en donde es uno de los reyes culinarios. Sus propiedades nutritivas, su fácil preparación y su facilidad de adquisición, le han otorgado ese puesto. En tortilla, cocidos, escalfados, fritos … existen multitud de técnicas para saborearlos. ¿Con cuál te quedas?
Nosotros para celebrar el Día Mundial del Huevo, tuvimos ayer el placer de asistir a la presentación de los huevos camperos Pazo de Vilane en Madrid, y otras delicias novedosas que pudimos paladear “in situ”, como son el jugo de frambuesa y las exquisitas mermeladas extras artesanas de frambuesa y arándanos, que nos dejaron anonadados por su calidad, y sobre todo por su gran contenido de fruta.
Pazo de Vilane huevos 11 de octubre, Día Mundial del Huevo 2013
Pazo de Vilane forma parte de un proyecto familiar a largo plazo que se viene desarrollando en la comarca de Ulloa en Lugo, desde el año 1996. El objetivo del mismo es seguir realizando como antiguamente, una economía agraria en torno a un edificio importante, catalogado por Patrimonio Nacional. Un lugar que crea empleo y riqueza para la zona en la que está. Un sueño que se ha hecho realidad gracias al esfuerzo de varias generaciones, siguiendo la idea del cabeza de familia,Juan Varela-Portas, todo un visionario adelantado a su tiempo. Ahora llevan las riendas Piedad y Nuria, sus hijas, que han dado un cambio radical a sus vidas para poder dar forma a ese deseo de que el campo no muera, recuperando el patrimonio y creando arraigo. Algo que según afirman, las dos hermanas es ir contra corriente, un acto de inconsciencia; aunque yo creo que es más de valentía. El adjetivo de inconsciente ha sido otorgado a demasiados ejemplos de personas que finalmente han sido líderes en sus campos. La historia lo atestigua.
Pazo de Vilane 2 11 de octubre, Día Mundial del Huevo 2013
La historia del campo gallego, es una crónica de trabajo sin reconocimiento, y mucho menos comercializado. Esa es la pata que le faltaba a la silla para poder mantenerse. Ahora, Pazo de Vilane es una empresa que se encarga desde el principio hasta el fin de su propio producto. La innovación en el mundo rural ha dejado de ser algo del mañana, para convertir se en una realidad sostenible.
Pazo de Vilane gallinas en libertad 11 de octubre, Día Mundial del Huevo 2013
En su caso, los inicios fueron duros, con 50 gallinas. Pero, la demanda del huevo campero de calidad (más sabroso, con mayor consistencia y con aroma más intenso), como el que había en los pueblos de antaño; les ha llevado a aumentar su producción. Una producción que nunca será intensiva, porque lo que prima por encima de todo es el bienestar del animal. Como reza su lema: “En Pazo de Vilane no fabricamos huevos, cuidamos gallinas”. Ese respeto al medio ambiente, a su entorno, se plasma en la no utilización de productos químicos o de síntesis, en el dejar campar a sus anchas a sus gallinas por sus fértiles tierras. Y no se queda, sólo en eso. El estiércol de las gallinas es utilizado a su vez para abonar los cultivos de frambuesas, arándanos y grosellas. Los enormes castaños que rodean la finca sirven para proteger a las gallinas de otras aves rapaces que rondan por la comarca. Y las propias gallinas, limpian las malas hierbas. Todo un logro, y un ejemplo a seguir.
Sus huevos se distribuyen ya, a toda España. La novedad radica en que muchas veces a determinados lugares es demasiado difícil llegar, para ello han lanzado su nueva web con tienda on-line. En ella, puedes adquirir todos sus productos sin moverte de casa, con un sólo clic puedes tener en tu mesa los mejores manjares gallegos, esos genuinos, sin trampa ni cartón, sin artificios; con el sello de Galicia Calidade.
En esta comercialización ha jugado un papel muy importante el diseño de sus famosas cajas de huevos de cartón, un trabajo realizado por Pepe Barro. Útiles, prácticas, y con todo el aroma de la Galicia más auténtica, que se aprecia en la ilustre estética creada para la ocasión. Un diseño que ha formado parte de numerosas exposiciones artísticas.
Con 20 empleados, Pazo de Vilane ya forma parte de la Galicia viva con futuro, con proyección, y sobre todo, sostenible. Innovación y desarrollo, unidos con tradición, han sido las claves para mantenerse en el complicado mundo empresarial. Mi más sincera enhorabuena por hacer resurgir de una manera tan comprometida el medio rural gallego. Un espejo en el que se ven reflejadas, muchas iniciativas que están surgiendo en el campo español, y que forman parte de la mejor partida jugada a la crisis.


Fuente. http://www.concienciaeco.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada