lunes, 21 de octubre de 2013

Gabriel García Márquez, la historia de un deicidio

Miedo a los aviones
El nobel siempre ha manifestado su miedo a que los aviones en los que viaja se desplomen o queden en el aire para siempre. Por esa razón ha probado diferentes métodos para vencer esta fobia. Por ejemplo, siguió sin éxito la fórmula de Luis Buñuel que consiste en un martillazo seco de Martini antes de salir de casa, otro en el aeropuerto y uno más antes de despegar. También probó con la lectura y la música, por lo que tiene listas de canciones para volar según las rutas y la duración del viaje, incluso según la clase en la que vuela. | Fuente: EFE |

Secreto contra la vejez
García Márquez sostiene que muchos se consuelan pensando que la vejez es un estado de ánimo, por lo que la voluntad ofrece fuerzas para oponérsele, aunque no a la muerte. No obstante, indica que el secreto contra la vejez es no pensar en ella. Su abuela murió casi a los 100 años y su padre a los 81 tenía vitalidad y un aspecto excepcional. | Fuente: EFE |


Miedo al Premio Nobel de Literatura

´Gabo´ creía que casi nadie sobrevivía siete años al Premio Nobel de Literatura. Por ejemplo, Sully-Prudhomme murió seis años después de recibirlo, Theodor Mommsen al cabo de un año, hasta Albert Camus falleció dos años después del reconocimiento. El colombiano recibió el galardón a los 55 años y tenía miedo de morir tras la entrega. | Fuente: Privada | Wikimedia


En una lista de muerte
García Márquez siempre imaginó que moriría a manos de un marido celoso. No obstante, en 1982, el grupo clandestino MAS dio a conocer una lista de personajes a los que iba a asesinar, entre los que se encontraba la periodista María Duzán, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Alberto López Michelsen, y el propio nobel colombiano. En su momento, el novelista dijo que ´no tengo ningún arma de defensa distinta de la máquina de escribir, y a estas alturas no estoy dispuesto a cambiar de vida solo por vivir unos años más de sobra´. | Fuente: AFP |


Nada gratis
Gabriel García Márquez no acepta nada gratis más que de sus amigos. Por sus convicciones, sostiene que nunca ha ganado un centavo que no sea por su trabajo con la máquina de escribir. Es más, no aceptaba viajes pagados y cuando era crítico de cine, compraba sus propios boletos. | Fuente: EFE |


Sinsabores y anécdotas

Si bien es uno de los escritores más leídos y populares del mundo, eso no ha evitado que viva muchos sinsabores, como el ser arrestado y escupido por la policía francesa que le confundió con un rebelde argelino. Además, comió las sobras de un cajón de basura en París, según confesó. También tiene grandes anécdotas como haber quedado atrapado en la biblioteca personal del papa Juan Pablo II porque su santidad no lograba girar la llave o dormir en la cama romana donde murió Alfonso XIII. | Fuente: EFE |

No da las gracias
El escritor nunca ha dado las gracias por un elogio escrito ni le preocupan las críticas de la prensa. ´Cuando uno se ha expuesto a la contemplación pública a través de sus libros y sus actos, como yo lo he hecho, los lectores deben disfrutar del privilegio de decir lo que piensan, aunque sean pensamientos infames´, manifestó en algún momento. | Fuente: EFE |

Las cartas se responden
García Márquez dice que una persona que no contesta las cartas no merece siquiera que se le escriba. Eso le sucedió con Julio César Turbay Ayala, presidente de Colombia en la década de los 80, quien no respondió una carta enviada por el novelista. | Fuente: EFE |


Obsesión por la verdad
´Gabo´ creía de niño en los Reyes Magos y por eso se acostaba temprano a la espera de sus juguetes, hasta que alguien decidió revelarle la verdad y la ilusión se terminó. Entonces con su lógica infantil determinó que el resto de los misterios católicos también eran inventados por los padres para entretener a los niños. Terminó de perder la inocencia cuando descubrió que los niños tampoco venían de París. | Fuente: Privada | Wikimedia

Cuento sin escribir
El colombiano siempre quiso escribir un cuento de título ´El ahogado que nos traía caracoles´. Llegó a comentárselo a su amigo Álvaro Cepeda Samudio, quien le dijo que ´ese título es tan bueno que ya ni siquiera hay que escribir el cuento´. La imagen del hombre que debía llegar en la noche con un puñado de caracoles para los niños permanece en su diván de los cuentos sin escribir. | Fuente: EFE |


No hay silencio ni distancia capaz de romper la fidelidad y el cariño que los lectores profesan por el escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Un día como hoy, 21 de Octubre del año 1982, el "Gabo" fue laureado con el máximo premio de las letras universales.
El nobel no participa en actos públicos y vive prácticamente retirado del mundo, apartado de los reflectores, pero muy presente entre otros escritores y, sobre todo, en el corazón de sus lectores, su conquista definitiva.
Gabo es sin duda alguna el escritor, el contador de historias más importante junto con Borges del siglo XX latinoamericano.
En esta galería conoce algunos aspectos que probablemente ignorabas de la vida del nobel de literatura 1982.

Fuente: http://www.rpp.com.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada