lunes, 18 de marzo de 2013

LA LECCIÓN DE LOURDES FLORES


Escribe:  César Madrid I.
Lourdes Flores Nano es una demócrata a carta cabal que enorgullece a los social cristianos de nuestra Patria. Su permanente lucha por la institucionalidad –en todos los ámbitos- como eje central de ordenamiento político en nuestro país es una constante que a lo largo de 25 años ha impuesto como sello característico de mujer guerrera.
 Saltó a la palestra defendiendo lo que hoy es sinónimo de progreso en el Perú: El ahorro de miles de peruanos que se veían en peligro frente a la pretendida estatización de la Banca por el entonces joven presidente Alan García, en 1987. Las primeras voces de rechazo a las medidas de aquel Gobierno fueron las del PPC, de Lourdes Flores Nano y de Luis Bedoya Reyes, quienes, además,  advirtieron el riesgo de volver a una dictadura militar (o la del propio García que se estaba convirtiendo en el adalid de una autocracia), Entonces, masivamente la población peruana se volcó a calles y plazas con el solitario grito: “Y va caer… y va caer… caballo loco va caer…” ante este multitudinario grito, fueron las palabras de Lourdes y Bedoya las que –a pesar de estar contra esa medida gubernamental- encauzaron a esa muchedumbre y al pueblo en general a respetar su mandato (de Alan). ¡Qué diferencia el actuar del Apra hoy frente al tema de la Revocatoria!
 Su participación en el Congreso de la República fue Brillante. Como candidata a la presidencia de la República y como candidata a la alcaldía de Lima –por las circunstancias conocidas- nos demostraron que es una gran lideresa, llena de coraje, una estadista que impulsa una energía distinta, de verdad, de conocimiento, de entrega, de decir las cosas como son, sin miramientos ni falsedades.
Lamentablemente, algunos sólo ven los resultados electorales. Pero Lourdes es como el atleta que tras la derrota se prepara más para alcanzar el triunfo. Por ello afirmamos que Lourdes Flores en algún momento alcanzará el ansiado triunfo. Conocimiento de la realidad y capacidad le sobra, carisma tiene, honradez ni que decir. Lourdes más temprano que tarde llegará. De eso estoy seguro.
Luego de otras tantas lecciones en estos últimos 25 años, hoy la vemos nuevamente en la palestra, dispuesta a defender la institucionalidad de la Ciudad de los Reyes, Lima, centro Capital de nuestro país. Y lo hace sin cálculo político ni ventaja, al contrario, con el riesgo de lo que significa tal apoyo. Pero ella es así, sincera, leal, pero sobre todo es humana. Como siempre, algunos la criticarán, otros la alabarán luego de los resultados electorales. En lo que sí todos concordarán es que es una mujer con sólidos principios y valores social cristianos, que lucha por ellos, por su ciudad y por su país.
El país le reserva un sitial mejor. De ello estoy seguro.
Esperemos que en algún momento los peruanos de bien la premiemos con ese honor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada