miércoles, 27 de marzo de 2013

HOY SE CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DEL TEATRO




Arte. Creada hace 50 años, esta fiesta internacional se conmemora en numerosos países. Damos cuenta de las actividades que se realizarán en nuestro país y del mensaje que ha formulado el premio Nobel italiano y autor teatral, Dario Fo.

El Día Mundial del Teatro se creó en 1962 por iniciativa del Instituto Internacional del Teatro (ITI). Uno de los actos más representativos es la circulación del Mensaje Internacional, tradicionalmente escrito por una personalidad escénica de reconocido prestigio. El teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede. Es una conversación compartida con la sociedad. El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y la vida.

 El Ministerio de Cultura, sus direcciones regionales y una decena de colectivos de artistas se unen para celebrar el Día Mundial del Teatro en 21 regiones de nuestro país. Funciones de teatro en espacios cerrados y públicos, presentaciones de títeres, conversatorios y homenajes formarán parte de las actividades programadas.

Esta noche, el ministro de Cultura, Luis Peirano Falconí, distinguirá como Personalidad Meritoria de la Cultura a ocho personas e instituciones por su valiosa contribución en el mundo de las tablas, en una ceremonia que se realizará a las 7:30 p.m. en la sede central de su portafolio. Entre los homenajeados se encontrarán Elvira de la Puente, Juan Piqueras, Carmen Piqueras, Carlos Tuccio, Aristóteles Picho, María Teresa Zúñiga, la Asociación de Artistas Aficionados de Huancayo y el Centro Cultural Algovipasar de Cajamarca.

Otras de las actividades centrales fueron dos pasacalles que recorrieron Villa El Salvador y Comas, el sábado último, en coordinación con la Red de Teatro en Comunidad, Haciendo Pueblo y los municipios de ambos distritos.

De este modo seguiremos festejando el día de reconocimiento para una de las expresiones artísticas que mejor promueve la participación, el diálogo y la creatividad.

EL MENSAJE DE FO

Hace mucho tiempo, el poder tomó una decisión intolerante contra los comediantes al expulsarlos del país. Como entonces, actualmente los actores y las compañías teatrales tienen dificultades para encontrar escenarios públicos, teatros y espectadores, todo a causa de la crisis. Los representantes del poder, por tanto, ya no están preocupados por controlar a aquellos que les estorban, pues no hay sitio para los actores, ni hay un público al cual dirigirse.

Lo contrario ocurrió durante el Renacimiento, en Italia, cuando los que gobernaban, tuvieron que hacer un esfuerzo importante para mantener a raya a los Comediantes, que reunían abundante público. Se sabe que el gran éxodo de actores de la Commedia dell’Arte tuvo lugar en el siglo de la Contrarreforma, que decretó el desmantelamiento de todos los espacios teatrales, especialmente en Roma, donde fueron acusados de ofensivos a la moral.

En 1697, el Papa Inocencio XII, bajo la presión del ala más conservadora de la burguesía y de los máximos exponentes del clero, ordenó la eliminación del Teatro Tordinona que, según los moralistas, había acogido un gran número de representaciones obscenas. En la época de la Contrarreforma, el cardenal Carlos Borromeo, que estuvo activo en el norte de Italia, se consagró a la redención de los niños milaneses, estableciendo una clara distinción entre el arte como máxima manifestación espiritual y el teatro, expresión de lo profano y lo vanidoso.

Su mensaje decía más o menos así: “Los que estamos resueltos a erradicar las malas hierbas, hemos hecho lo posible por quemar textos que contienen discursos infames, para extirparlos de la memoria de los hombres, y al mismo tiempo perseguir a todos aquellos que los divulgan como impresos. Sin embargo, mientras dormíamos, el diablo maquinó con renovada astucia. Hasta qué punto más devastadora para las mentes de los adolescentes y niños es la palabra hablada y el gesto apropiado, que una palabra muerta impresa en un libro. Por tanto es urgente sacar a las gentes de teatro de nuestras ciudades, como lo hacemos con las almas indeseables.”

El teatro sobrevivió aquel terrible momento. Por tanto, la única solución a la crisis se basa en la esperanza de que se organice una gran cacería de brujas contra nosotros y especialmente contra la gente joven que desea aprender  el arte del teatro. Surgirá así una nueva diáspora de comediantes que, al rebelarse a tal imposición, sin lugar a dudas provocará beneficios inimaginables por el bien de una nueva representación. 

FUENTE: ://www.larepublica.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada