jueves, 28 de marzo de 2013

"GESTIÓN DE ALCALDE TORRES ES UN MAL EJEMPLO Y CRISIS ES UN CASTIGO POR ELEGIR MAL"




Opinión. El Defensor del Pueblo, Julio Hidalgo dijo que chiclayanos deben enmendar sus errores en elecciones del 2014.

Ysela Vega
Chiclayo

Los indicios de corrupción, el deficiente compromiso de parte del alcalde de la Municipalidad Provincial de Chiclayo (MPCh),  Roberto Torres Gonzales y sus funcionarios, así como la falta de una cultura de transparencia, son características que convierten a la actual gestión edil en un mal ejemplo; y por ende en un "castigo y sanción" para la población que se equivocó al elegir a sus autoridades, la que tiene la oportunidad de corregir sus errores en el proceso electoral del 2014.

De esta manera reflexionó el jefe de la Defensoría del Pueblo, Julio Hidalgo Reyes ante los problemas que atraviesa nuestra ciudad, en cuanto a la ejecución de obras de infraestructura, lo que se complica con la falta del pronunciamiento del Tribunal Constitucional (TC) con relación al recurso de agravio constitucional interpuesto por el burgomaestre, incluyendo las resoluciones contradictorias entre los diferentes órganos jurisdiccionales del Poder Judicial  lo que -según dijo-, genera una percepción de inseguridad jurídica.

En tal sentido señaló que hay poco interés de las autoridades en solucionar los serios inconvenientes que tiene la Ciudad de la Amistad.

"Es lamentable que en Chiclayo, la principal ciudad de la región Lambayeque esté anegada con aguas residuales por los colapsos incontrolables del alcantarillado, lo que sin duda afecta la calidad de vida de sus habitantes, repercutiendo negativamente en el sector comercial y el turismo", afirmó y rechazó que los intereses políticos y personales se privilegien más que el bienestar común.

Urge soluciones
Desde la Defensoría del Pueblo existe la preocupación en plantear propuestas en busca de soluciones para la obra denominada "Mejoramiento de las redes de agua y alcantarillado del casco central de la ciudad",  lo que ha conllevado la intervención del Ministerio de Vivienda y el Ministerio Público, el que efectúa una investigación al igual que la Contraloría General de la República.

Aunque recalcó que llama la atención la labor de esta institución de control, la que al parecer no hace seguimiento de sus requerimientos, tal como se demuestra con su disposición, luego de la veeduría que realizó en la referida obra de saneamiento en setiembre del 2012, pues recién en marzo de este año emitió un pronunciamiento.

"Creo que todas las instituciones no solo deben cumplir una función declarativa, sino también ejecutiva. Se tiene que hacer un seguimiento, no basta en entablar una denuncia o una investigación ", enfatizó.

Asimismo indicó que la cartera de Vivienda tiene razón al no entregar más presupuesto a la MPCh para los trabajos de saneamiento que carecen de plan de impacto ambiental y plan de monitoreo arqueológico. "Se tienen informes de la Dirección Ejecutiva de Salud que concluyen que los aniegos han elevado los niveles de contaminación y son una afectación a la salud", expresó.

Nueva oportunidad
"El pueblo es corresponsable del padecimiento de Chiclayo", exclamó Hidalgo, quien consideró que es el mejor castigo que sufre por haber cometido un error al elegir a sus autoridades. Y aunque aseveró que el bolsón electoral se encuentra en las zonas más pobres, no se convierte en una excusa para menguar su responsabilidad. "La pobreza y la falta de cultura no exime los deberes de un elector. En el próximo comicio no será el Ministerio Público el que investigue y el Poder Judicial el que condene, sino la ciudadanía juzgará, al traer a su memoria las actuaciones de sus autoridades", concluyó. 

"Hay poco interés y apoyo de las autoridades ediles para solucionar los problemas que agobian a La Ciudad de la Amistad".

"Las contradicciones  en las resoluciones judiciales por el caso del alcalde Torres genera una percepción de inseguridad jurídica en la sociedad". 

Más trabajo y menos discusión

Al mismo tiempo, Hidalgo señaló que existe ausencia de fiscalización por parte del concejo municipal, pues los regidores en los plenos se dedican más a discutir que a presentar alternativas de solución a la problemática.

"Debe existir prudencia  y sustento en las actuaciones y denuncias, respectivamente, pues las actitudes contrarias de los concejales solo empeorán este caso", afirmó.

El funcionario recalcó que es importante que la parte ejecutiva de la municipalidad debe proporcionar información completa a los munícipes para tener mayores argumentos para realizar sus labores de fiscalización", puntualizó.

Indicó que en la administración pública un ingrediente clave para una labor efectiva es la la transparencia. 



FUENTE: http://www.larepublica.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada