jueves, 14 de abril de 2011

“ELECCIONES: ¿SEGUNDA VUELTA A LA URUGUAYA?”.


Escribe: Sociólogo Antonio Solís Tasaico/ Vice Presidente ENTE PERUANO-ARGENTINO DE SOCIÓLOGOS y Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo.


La novela de Mario Vargas Llosa: “Conversación en la Catedral”, expresaba la célebre interrogante “…¿cuándo se jodió el Perú?… .La novela de 40 años, donde la historia se repite, presagia sobre resultado presidencial último: “…hay la posibilidad de que Perú se joda bien”; vaticina en octubre 2010, la posibilidad de llegar a la segunda vuelta electoral, “el cáncer y el sida” , -y aconteció-; y ante una ciudadanía inocua, irreverente, masoquista, pragmática, irracional, sin militancia partidaria, jóvenes rockeros irrespetuosos e irresponsables a su propia nación, acreditan la ideología fujimorismo–japonés-peruano, representado por K. Fujimori, y al mayor lobbista internacional de nacionalidad peruana-norteamericana, Pedro P. Kuczynsky.

La derecha peruana no logra cohesión –un sólo candidato- con posibilidad de ganar en primera vuelta. Frente a ello, la segunda vuelta electoral, deberán apoyar la candidatura de K. Fujimori que referencia al japonés-peruano de A. Fujimori; rancio caudillismo de éste, los hijos Keiko, Kenji, S. Fujimori hermano del sentenciado, hoy congresistas. Votos conseguidos de la evocación de dávidas, por votos: neopopulismo desde 1990. La derecha uruguaya hasta la elección del socialista-izquierdista -Frente Amplio-, Tabaré Vázquez -2005-, (actualmente continua José “Pepe” Mujica -2010); el FA gana la elección presidencial, después de cuatro intentos; caso contrario en la segunda vuelta se juntaban los partidos de derecha: blanco y colorado, y vencían al socialista. Esto bien podría ocurrir en Perú: que la derecha peruana, liberales, apoyen a K. Fujimori. O quizá entonces al decir de M. Vargas Llosa, que Perú “…se joda bien…”.

La segunda cuestión son el apoyo facilitado al fujimorismo de ciudadanos de los estratos sociales más pobres c y d, a cambio de prebendas, alimentos, objetos del hogar, y cierta infraestructura –cual vieja costumbre del japonés-peruano de A. Fujimori-; y de considerable sectores a y b, quienes continuarán beneficiándose de los alcances del gobierno de K. Fujimori 2011-2016. La tercera circunstancia es el apoyo recibido a la extrema derecha peruana representada por el más grande lobbista internacional, -peruano-norteamericano- Pedro P. Kuczynski de parte la juventud de la clase media y ciertos sectores empobrecidos del estrato c principalmente.

Presentándose con técnico-burocrata, teatralizando y conmoviéndose de la pobreza para conseguir votos y hacerse de la presidencia peruana. Sorprende la teatralidad de la derecha nacional e internacional, del millonario –aspirante a presidente del Perú-, sin renunciar a su nacionalidad norteamericana.

La cuarta cuestión es qué hará el nacionalismo para ganar en segunda vuelta eleccionaria. Su techo electoral esta topado, precisa de canteras que la dirigen generalmente caudillos, y no partidos políticos, por su endeble organicidad política. Deberá esclarecer ante instituciones de la producción, financieras, exportadores-importadores, el mercado interno, señales a inversionistas extranjeros y nacionales; a peruanos que hoy se han integrado a la globalización; esencialmente si su programa y nacionalismo no responderá a la lógica de H. Chávez, E. Morales, de Nicaragua, Ecuador, Cuba. Definir con claridad y transparencia la ideología, filosofía del nacionalismo o pretende hacer lo mismo que el japonés-peruano A. Fujimori, que nombró de ministros a personajes izquierdistas-socialista, y luego separados definitivamente de ese gobierno. O acaso pretende emular a Ignacio Lula da Silva, y al PT brasilero; o quizá al Frente Amplio de Uruguay, ¿a la Concertación chilena?. Quizá desde el 2006 debió construir, agrupar, preparar, definir, si son un partido socialista-izquierdista del siglo XXI. Pero no ha ocurrido, y alcanzar un tercio de votos válidos, no hace suponer que Perú se transformó de la noche a la mañana en socialista. El Frente Amplio de Uruguay construye su destino desde 1992, ganando la municipalidad de Montevideo, hasta el triunfo de Tabaré Vázquez en 2005, y continuando actualmente José Mujica desde el 2010.

La quinta cuestión, son 20 millones de ciudadanos peruanos, que pareciera que las malas experiencias de nuestro país, no sirviera de nada. La crisis de los partidos políticos, implica no militancia –y cotización-, su total desinterés nacional, moderno, de hacer política -necesidad de la nación peruana. Se vota por instinto, imagen, apariencia, oratoria, impacto físico-seductor, en medio de un racismo. Ciudadanos fascinados por el origen extranjero: el japonés-peruano, el peruano-norteamericano, ¿contra el cholo e indio de A. Toledo por ejemplo?. La juventud peruana no puede, no debe elegir presidentes con decires como: “el chinito es la voz”, “el gringuito es la voz”. ¿Qué es el cholo peruano?,¿idiota, bobo, tonto, pongo?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada