jueves, 14 de abril de 2011

Artista con discapacidad presenta cuadros con temas prehispánicos



Artista con discapacidad John Espinoza presenta cuadros con temas prehispánicos.

“No hay imposibles” es el título de la muestra de cuadros con temas prehispánicos, del artista con discapacidad John Espinoza, que se exhibe en la sede el Centro Cultural Cafae-SE, ubicado en el distrito de San Isidro.

John Espinoza construye, con su boca y sus pies, complejos mundos marinos de herencia prehispánica, influenciados por la iconografía mochica, en una técnica mixta que incluye arena y conchas marinas, en soportes de triplay de mediano y gran formatos.

Morador ilustre del balneario de Punta Hermosa, emprendió un viaje hace dos años por el norte de nuestro país, investigando nuestro pasado, visitando sitios históricos como las huacas del Sol y la Luna, así como a la Dama de Cao. Y creando su futuro.

Esta muestra, que estará abierta hasta el 24 de abril, ha marcado un cambio en su estilo. Anteriormente, se había dedicado al grabado, el dibujo y la pintura, pero el proceso para sus cuadros en técnica mixta es complejo.

"Primero, dibujo; luego, hago la composición para pasar al tallado de la madera. Después, coloco una capa de arena coloreada, una y otra vez, hasta que pega con el efecto deseado", explica el artista. Por ello, cada cuadro le toma dos meses.

Espinoza es la primera persona con discapacidad egresada de la Escuela de Arte de la Universidad Católica, en cursos en los que no se hicieron distingos con él. Luego, estudió litografía en Cuba, acuarela y cerámica en México y taller en cerámica en Estados Unidos.

Con más de 20 premios y 150 exposiciones en América Latina, España, Estados Unidos y Taiwán, Espinoza no se duerme en sus laureles. "Siempre estoy investigando, cultivándome, intentando conocer más".

En esa línea se inscribe su próximo proyecto. "Quiero ahondar en nuestras culturas prehispánicas para mostrar la riqueza de nuestra historia", menciona el artista, quien dentro de unos días viajará a Cajamarca y Tarapaoto para capacitar a algunos estudiantes.

La calidad es su meta. "Para mí, el arte es un reto, soy perfeccionista. Quiero que el público valore mi trabajo sin que le importe mi discapacidad".

Espinoza es miembro de la Asociación Internacional de Pintores con la Boca y el Pie, que cuenta con cuatro mil miembros en el mundo, diez de ellos peruanos.

"La asociación organiza cursos, capacitaciones, y vende tarjetas de Navidad ilustradas con nuestros trabajos para apoyarnos", cuenta Espinoza.

A su vez, el artista afirma que esta institución está abierta para todas las personas con discapacidad que tengan el ánimo de pintar. No se necesita instrucción previa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada