domingo, 22 de septiembre de 2013

DÍA DE LA AVIACIÓN CIVIL - LA GRAN HAZAÑA DE JORGE CHÁVEZ


El 23 de setiembre, Día de la Aviación Civil, se conmemora la hazaña realizada por Jorge Chávez, quien cruzó los Alpes por primera vez a bordo de un aeroplano, convirtiéndose en uno de los pioneros más importantes de la aviación mundial y en héroe de nuestra nación.

Jorge Chávez Dartnell nació en París el 13 de junio de 1887. Sus acaudalados padres peruanos, don Manuel Chávez y Moreyra y doña María Rosa Dartnell y Guisse, vivían en Francia. Fue en este país donde obtuvo su licenciatura en ingeniería. 

En 1909, el aviador francés Louis Blériot fue el primero en cruzar el Canal de La Mancha con su pequeño monoplano. Fue en ese momento cuando Jorge Chávez se interesó por primera vez en la aviación e inició sus lecciones de vuelo en la escuela Farman a inicios de 1910, obteniendo rápidamente su licencia de piloto.

En esa época los aviones eran muy delicados y peligrosos. Además, no tenían suficiente potencia. A pesar de ello, Chávez participó en varias competencias aéreas, llegando a batir l récord mundial de altura en Issy-les-Moulineaux bate el récord mundial de altura, donde ascendió a 2652 metros.


HASTA LAS ESTRELLAS 

Jorge Chávez se trazó una meta nueva que le exigiría una destreza sin precedentes para volar a gran altitud: cruzar los Alpes en vuelo de Suiza a Italia.

En 1910 no se conocía mucho acerca de los peligros de volar en zonas montañosas y nadie había cruzado los Alpes. El Aeroclub de Italia ofrecía un gran premio en efectivo a la primera persona que volara el paso Simplon a través de los Alpes, desde Suiza hasta Italia. La distancia era aproximadamente de 75 millas a lo largo de valles angostos, picos dentados y glaciares congelados.

No habría una pista de aterrizaje segura durante la trayectoria, en caso se presentara una emergencia durante el vuelo. La mayoría de los pilotos de la época consideraban que una hazaña de esta índole era imposible De los tres pilotos que participaron en la prueba, dos abandonaron el intento. Sólo quedó Jorge Chávez, de 23 años de edad, quien decidió intentarlo en un monoplano Blériot XI.

Tras varias demoras a causa del clima, Chávez despegó desde Brigue, Suiza, el 23 de septiembre de 1910 a las 13.28 horas. Como las majestuosas montañas ocupaban ambos lados del valle, tuvo que ascender en un patrón de vuelo espiral para obtener la suficiente altura que le permitiera cruzar los Alpes. Una vez que ascendió lo suficiente, viró hacia Italia.

Una gran muchedumbre se congregó en el Hospicio Agustiniano, a la cabeza del paso de 2009 metros para verlo pasar, pero observaron que su avión era golpeado severamente por los fuertes vientos y la turbulencia que venía de las montañas. Con destreza, Jorge Chávez condujo su frágil avión a través de las traidoras montañas. Lamentablemente, faltando 20 metros para el aterrizaje en la ciudad italiana de Domodossola, su avión se desplomó y se estrelló.

Nadie sabe con certeza qué sucedió, pero se estima que la causa haya sido una falla estructural ocasionada por la gran turbulencia con la que tropezó cuando volaba sobre las montañas. Tras permanecer cuatro días en el hospital de San Biaggio, Jorge Chávez falleció el 27 de septiembre de 1910. 

En su lecho de muerte, Jorge Chávez pronunció sus célebres palabras: "Arriba... siempre arriba; hasta las estrellas", las mismas que han quedado como lema para nuestros bravos pilotos, civiles y militares.

Jorge Chávez es un legado duradero. La Fuerza Aérea del Perú adoptó sus palabras como lema y el 23 de septiembre, día en que se conmemora el aniversario de su famoso vuelo, también se celebra el Día de la Aviación Nacional en el Perú.

El Aeropuerto Internacional en Lima lleva su nombre y en el Campo de Marte de la ciudad capital se levanta un monumento imponente que honra a Chávez. Como pionero de la aviación, Jorge Chávez llevó al límite la tecnología de la aviación e inspiró a otros pilotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada