lunes, 9 de mayo de 2011

“OSAMA BIN LADEN: MUERTE E IMPACTO INTERNACIONAL”


Escribe: Sociólogo Antonio Solís Tasaico/ Vice Presidente ENTE PERUANO-ARGENTINO DE SOCIÓLOGOS y Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo.

El atentado de las torres gemelas en Nueva York -World Trade Center- el 11 de setiembre 20001, fue devastador y atrevido atentado, que realizó Al Qaeda, al Estado Norteamericano -por encargo de Osama Bin Laden-, e inicio de la más grande cacería y búsqueda al terrorista internacional; búsqueda-persecución por Afganistán –sus alturas, cuevas que sospechaban se encontraría, así como el Cercano Oriente, Irak,
y la pista final en Pakistán (barrio de Abbottabad), –tiempo político que alcanzó una década-. La pista y partida se inicia en la Isla de Guantánamo a través de un preso que confiesa la modalidad de mensajeros que utiliza Bin Laden para comunicarse al mundo exterior en los últimos seis años. Este fue el hilo conductor para ubicar a Bin Laden el 29 de abril 2011. La ubicación del máximo representante del terrorismo internacional por sus atentados: EE.UU en 2001, España 2004, Inglaterra 2005 son evidencia de acciones sobre el “imperialismo norteamericano” (en viejo lenguaje y argot de las CC. Sociales), y sus aliados de Europa, países árabes, Asia.

La información oficial de captura de Osama Bin Laden, recuerda el añejo estilo norteamericano cinematográfico, con guión similar a la guerra de Vietnam –que perdieron en 1975- valiera decir: Obama representando al bueno, al “jovencito” del serial hollywoodense, y al “bandido” Osama Bin Laden. En la Casa Rosada de Washington el 29 de abril.

Barack Obama junto a su Consejo de Seguridad Nacional y asesores definen, y firman la “luz verde” para que un grupo de soldados de élite –los Navy Seals- capturen vivo o muerto a Bin Laden al que seis meses antes, la CIA (Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos), pudo ubicar luego de “despabilar la madeja” con

información que proporciona un preso en Guantánamo que confiesa saber cómo llegar a Osama utilizando la modalidad estratégica de “mensajeros”. Detectado el mensajero principal, sólo faltaba dónde se encontraba con el terrorista. La pista conduce a la residencia de Bin Laden. 40 minutos es tiempo cronométrico del operativo más importante para el estado norteamericano. No menos de cinco reuniones finales fueron necesarias para analizar datos e información que se trataba finalmente de quien buscaban afanosamente por 10 años.

Las secuencias y pormenores de la captura, no deben fascinarnos. Son detalles novelescos, cinematográficos, teatralidad, coreografía, música, gestos y actuación.
Ahora, es medir alcances e impacto de la captura del mayor terrorista internacional desde hace una década. Los comentarios de éste análisis de politólogos, políticos, estudiosos en especial de Egipto, Irak, Medio Oriente y latinoamericanos sobre ésta temática.

Una primera cuestión antropológica-política, es desaparecer evidencias fílmicas y fotográficas al periodismo para evitar el mito y leyenda del personaje, incluso hasta su desaparición física, evitando entierro o hacer que sus restos vuelvan a Afganistán y junto al periodismo muestren el cadáver –como evidencia-.

Desde 1931, en una ejecución en Libia del héroe independentista Omar Mukhtar por soldados italianos del régimen fascista, el mundo árabe no tiene héroe representativo, como emblema nacional. Ello decide a Estados Unidos, no crear un héroe con Bin Laden. Otros expertos y analistas en temas islámicos, afirman que “habrán muchas reacciones violentas por parte de Al Qaeda en sus células de Irak y Yemen”, sobre países occidentales. Un analista político iraquí, considera que se lanzarán contra objetivos norteamericanos, como respuesta y venganza por la muerte de su líder.

Otros enfoques sobre Al Qaeda son menos optimistas, al considerar que el impacto de esta muerte será muy limitado y si se dieran atentados no serán de gran alcance y de producirse, es por que estarían ya planificados y no –necesariamente- por la muerte de Bin Laden.
La misma fuente considera que su muerte, ni aumenta y disminuye a Al Qaeda, porque el “poder que éste ejercía, era muy limitado, esporádico, no determinante. Por ello, no existía mayor influencia en Irak, que existen inestabilidad en Irak, por la diferencias en sus propios bloques político-partidario y no presencia de terroristas de Al Qaeda. La estabilidad política de Irak, es construido por ellos mismos. Otro análisis expresa, que su desaparición “resquebrajará” la moral de Al Qaeda, por un buen tiempo, y que podría confundirlos en sus cálculos políticos, y retrocedan.

Las marchas por la muerte de Osama Bin Laden en países influenciados por Al Qaeda, han sido mínimos, con pocos asistentes en Afganistán, Pakistán, Irak y Cercano Oriente. Es quiebre de la violencia internacional, y afianzamiento de la democracia occidental-mundialista. Barack Obama puede, hoy, tentar su reelección en Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada