domingo, 1 de mayo de 2011

“CHERNÓVIL: A 25 AÑOS DEL DESASTRE NUCLEAR”


Escribe: Sociólogo Antonio Solís Tasaico/ Vice Presidente ENTE PERUANO-ARGENTINO DE SOCIÓLOGOS y Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo.

El 26 de abril de 1986, se cumplieron un cuarto de siglo de una de las mayores desgracias de energía nuclear al explotar el reactor 4 y liberar radiación cuantificada a 500 bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima por EE.UU –en la segunda guerra mundial-. Fue un error humano, al manipular erróneamente el reactor nuclear. Esta tragedia implicó que 7 millones de personas se afectaran por el impacto del derrame nuclear, 400 mil personas evacuadas de éste espacio geográfico, y 220 mil personas murieron –según estadística de Greenpeace.

Chernóvil está situada en Ucrania. La afectación no sólo incluía el espacio nuclear, la nube de la explosión se expandió a miles de kilómetros de Ucrania, Bielorusia, Austria, Rusia, Francia, Inglaterra, Suiza, gran parte del Asia, España –en particular Baleares y Cataluña. La explosión nuclear impactó y perdió un millón de hectáreas de tierras fértiles. Hasta hoy, miles de mujeres dan a luz a sus hijos con cáncer, hidrocefalia, y demás desgracias, efecto y contacto con las radiaciones. Las NN. UU aún no llegan a determinar cifras exactas de las desgracias humanas y del medio ambiente, de la fuga de energía nuclear de Chernóvil-Ucrania.

Un cuarto de siglo, el riesgo y peligro subayace por encontrarse aún, –como sarcófago-, 120 toneladas de combustible nuclear, y 430 kilos de plutonio –material radioactivo-, al interior de Chernóvil. Asegurar el entierro definitivo de la planta nuclear, requiere de más de un millón de euros, y suma adicional para su
mantenimiento que garantice seguridad de no emitir más radiación al medio ambiente mundial. En Conferencia internacional de científicos en Kiev-Ucrania, por los 25 años de la catástrofe de Chernóvil, -y la reciente de Fukushima-Japón-, la interrogante que traslucía significaba, se sería posible seguir utilizando energía nuclear. Hay espacios geográficos, que nunca más serán utilizados por el hombre. Pese a ello, Chernóvil siguió funcionando hasta 1995.

A propósito de esta tragedia nuclear, tuvieron más de un centenar de justificaciones y explicaciones de ese “error” humano. Entre ellos el líder ruso Mijail Gorbachov, quien aducía que no representaba peligro alguno a la humanidad –más allá que un tetero de agua hervida, y que podría funcionar hasta en la Plaza Roja de Moscú-. La confianza excesiva fue desde su construcción, al prescindir de alguna vallas de seguridad como el confinamiento primario y sus circuitos, y la burbuja de hormigón que permitiría absorver y retener la fisión nuclear en caso de avería, como que aconteció en abril de 1986.

Chernóvil inició su construcción en 1977, con una serie de objeciones de los técnicos y diseñadores de ésta planta nuclear en construcción, fundamentalmente en las seguridades para casos como el sucedido. El error humano y tecnológico fue comprobado, por la experimentación que realizaban desde mediados de abril de 1986, hasta producir las dos explosiones nucleares que destruyeron la central, generando una de las mayores desgracias a la humanidad.

Los trabajadores y técnicos salvadores –cual escudos- para sofocar el incendio de las explosiones de ración nuclear, tapar las salidas y brechas de la central de Chernóvil, lo hicieron con ropa normal, sin equipo como máscaras, vestimentas, equipos –que si utilizan en Fukushima-Japón. Esta diferencia de éstos héroes soviéticos, les costó la vida o quedar inválidos, con amputaciones en sus cuerpos, con afecciones respiratorias, o infectados en sus genéticas reproductoras de por vida, por apagar el incendio de la central nuclear de Chernóvil hace 25 años en Ucrania.

No sabemos si el hombre aprende de ésta lección, y la más reciente en Fukushima-Japón, que aún no termina de ser controlada, y que infectan al medio ambiente hoy, al arrojarse toneladas de aguas infectadas al Océano Pacífico, y poniendo en riesgo a la humanidad al igual de lo ocurrido en Chernóvil. Hoy en pleno siglo XXI, está en cuestión, continuar con la utilización de la energía nuclear, o detenerla. Bien se sabe, que la energía nuclear no sólo sirve a fines pacíficos y de servicios al ser humano, sino también como arma para la guerra, como la bomba atómica que lanzó EE.UU sobre Hiroshima-Japón en la segunda guerra mundial. Todos recordamos las nefastas consecuencias. Chernóvil y Fukushima emiten radiación nuclear al mundo, como 500 bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada