martes, 19 de noviembre de 2013

Hace trece años, el exdictador Alberto Fujimori renunció a la Presidencia por fax

Nunca más  

Alberto Fujimori. Foto: Poder Judicial..

Aunque se suponía que su permanencia en Tokio era solo una escala para volar a Panamá, el expresidente intentó renunciar, pero el Congreso lo inhabilitó por incapacidad moral.

Mediante comunicación fax, el 19 de noviembre del 2000, el ahora sentenciado Alberto Fujimori renunció a la Presidencia de la República, de manera irrevocable, tras fugar del país, luego que los cimientos de la mafia fujimontesinista comenzarán a debilitarse con la difusión de los ‘vladivideos’.

Exactamente, hace trece años, llegó al despacho del entonces presidente del Congreso de la República, Valentín Paniagua Corazao, un fax desde Japón, en donde el mandatario le comunicaba su decisión de abandonar el cargo de jefe de Estado.

Días antes, Fujimori Fujimori salió del Perú bajo el argumento de participar en la Cumbre del APEC en Brunéi, país del sudeste asiático desde donde viajó hasta Japón. El itinerario presidencial indicaba que debía partir desde Tokio hasta Panamá para asistir a la X Cumbre Iberoamericana.

Pero Fujimori no viajó solo hasta el Asia. El 7 de noviembre de ese año, ordenó que trasladen al Grupo Aéreo N°8 las maletas incautadas en la vivienda de Vladimiro Montesinos, su mano derecha, asesor y a quien –supuestamente- persiguiera luego de la difusión de los vladivideos y el descubrimiento de los 48 millones de dólares que tenía en bancos de Suiza.

Seis días después, teniendo todo premeditado, mandó a la prensa a una de las viviendas de Montesinos para un nuevo allanamiento, mientras que él salía del país –literalmente- con las maletas llenas de dinero.

Ya instalado en su cómodo Tokio, el exdictador envió el fax, su cereza a la torta de la fuga que él mismo preparó. “Renuncio al cargo porque no puedo gobernar con un Congreso controlado por la oposición”, indicaba una parte del documento.

De esa forma, Fujimori intentó utilizar uno de los artículos de la Carta Magna para dar entender que fue víctima de las circunstancias.

“Formulo, pues, ante usted, señor presidente del Congreso, mi renuncia formal a la Presidencia de la República, en concordancia con el artículo113, inciso 3 de la Constitución Política del Perú”, expresó.

El Congreso de la República no aceptó la renuncia y, en cambio, lo inhabilitó de ocupar cargos públicos por 'incapacidad moral'.

El plan de Fujimori funcionó, desde ese momento, se quedó en Japón, en donde se le reconoció la nacionalidad para que las diferentes solicitudes de extradición sean rechazadas. Sin embargo, la línea del tiempo la conocemos los peruanos. Hoy, el exgobernante cumple condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, a la espera de otros procesos y sentencias.


Fuente: http://www.larepublica.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada