jueves, 27 de marzo de 2014

Huaicos y desbordes de ríos aíslan al nororiente de la costa norte del país



Desborde. En Jaén la quebrada Amojú se desbordó inundando la ciudad, mientras que en Piura lluvias causaron serios estragos.
Redacción Norte

Las lluvias torrenciales que en las últimas horas han caído en la parte norte y nororiente del país han afectado las principales vías de comunicación entre las regiones nororientales con el norte del país, especialmente Chiclayo, su principal ruta de acceso a la costa.
El martes, decenas de vehículos formaron una interminable fila a la altura del kilómetro 81 de la carretera de penetración Fernando Belaúnde Terry.
Al promediar las 2:30 a.m., antes del ingreso al serpentín conocido como “el Cuello”, un huaico evitó que los choferes de los diferentes buses interprovinciales continuaran su marcha hacia Chiclayo, ello se sumó al peligro que corrieron los pasajeros debido al deslizamiento de rocas de gran tamaño desde el lado de los cerros hacia la vía.
Justamente un bus de la empresa Móvil Tours sufrió el impacto de una piedra en una de sus lunas del segundo nivel, hecho que afortunadamente no logró perjudicar a ningún pasajero.
Los choferes informaron que estos eventos suceden de manera interdiaria, por ello pidieron que los responsables del mantenimiento de la carretera, como es el caso de la concesionaria IIRSA Norte, cuenten con más maquinaria que permita abrir el paso, evitando así las largas colas y el riesgo de los pasajeros.
Recién a las ocho de la mañana de ayer, maquinaria pesada llegó hasta el lugar para retirar la gruesa capa de mezcla de lodo, piedras y desmonte que bloqueó la carretera. Los viajes que suelen hacerse en seis horas llegan a 13.

lluvias en jaén

De otro lado, desde las 21:30 horas de ayer hasta las 00:00 horas de hoy, una fuerte lluvia torrencial provocó el desborde de la quebrada Amojú, ocasionando que la quebrada Alta Parral se vea afectada, pues las aguas rebasaron las protecciones e inundaron poco más de 50 viviendas.
Asimismo en Sancadillo la fuerte corriente se llevó una camioneta y una mototaxi. Sus tripulantes fueron rescatados a tiempo, pero las unidades quedaron inservibles.
Inmediatamente Defensa Civil y la Policía iniciaron las labores de rescate de los damnificados, quienes en muchos de los casos lo habían perdido todo.
La lluvia bajó de intensidad pasada la medianoche y recién se disipó cerca de las cinco de la mañana.

También llovió en Piura
Mientras que las fuertes lluvias en Piura provocaron que el mercado Modelo de Piura quedara completamente inundado, como las avenidas Blas y Atienza, llena de lodo e intransitable en muchos tramos, así como la Av. Mártires de Uchuraccay quedó anegada.
En la avenida Blas y Atienza el comerciante de fruta, Miguel Gonzales Nima, pidió que la alcaldesa Ruby Rodríguez dé la cara. “Tenemos que vender los productos en medio del lodo y los charcos, acaso ya tiene listo el lugar donde vamos a ser reubicados. En lugar de venir acá, de lejos anuncia que vamos a ser desalojados”, señaló.
Mientras que en la provincia de Chulucanas, sus habitantes debieron soportar diez horas de fuertes precipitaciones que provocaron estragos en sus calles y avenidas, y en los mercados.
En todos los casos, los habitantes dijeron que las ciudades no se encontraban debidamente preparadas para enfrentar las lluvias torrenciales que se producen y que las autoridades no se preocuparon por sanear estos inconvenientes.

NO VAN A CLASES
En Talara, la precipitación originó que varios padres de familia no envíen a sus hijos a clases, registrándose gran ausencia de estudiantes en colegios, causando preocupación en la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) de Talara, cuyo director realizó la inspección de varios planteles.


Fuente: http://www.larepublica.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada