viernes, 3 de junio de 2011

“PARIS: EL MAYO ROJO DE 1968”

Escribe: Sociólogo Antonio Solís Tasaico/ Vice Presidente ENTE PERUANO-ARGENTINO DE SOCIÓLOGOS y Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo.

A inicio de mayo de 1968 –hace 33 años-, se escriben las páginas más importantes de la historia de Francia –depué de la Revolución Francesa y la Toma de la Bastilla del siglo XVIII. El punto de partida del más grandes desacuerdo sociale en Francia, del siglo XX; realizado por un grupo de estudiantes universitarios como protesta contra la reforma universityaria, para luego convertirse en gran movimiento social y simbología de cambio de toda esa época. Charles de Gaulle gobernaba Francia.

Luego de la protesta contra la reforma univrsitaria las calles de París se encendían y llenaban de consignas de cambio y revolución . Francia iniciaba una vivencialidad a la deriva. Francia se desentendía de esta protesta y movmiento social iniciado por estudiantes universitarios, y preferia interesarse en la elecciones presidenciales de Estados Unidos, entre Robert Kennedy, el pacifista Eugene Mac Carthy. La lucha entre Nelson Rockefeller y Richard Nixon , que finalmente sería el presidente de EE.UU. Francia se preparaba para una reunión y conversatorio de paz entre Washintong y Hanoi (Viet Nam).

La protesta universitaria realmente se inicia desde marzo del 68, pero es mayo, desde el 1 de mayo un estudiante de la Universidad de Nanterre, es sancionado por el consejo universitario. Este alumno habia solvientado la toma de locales universitarios y desacatar a la autoridad-poder. Este estudiante era Daniel Cohn-Bendit, quien llamaría la atención de Francia y periodismo del mundo. El mundo joven universitario francés quería cambiar la historia y rumbo francés. En el transcurrir de ese mayo del 68, se aunan los sindicatos de trabajadores.

El más célebre filósofo francés Jean-Paul Sartre, destacó y apoyo solidario a las revueltas y protestas de los jóvenes universitarios, reuniéndose varias veces con “Dany El Rojo” (Daniel Cohn-Bendit), deslizando que estas acciones conducen a la “imaginación al poder”. Ese cuestionar, renegar, desencanto de la sociedad francesa, que urgía el cambio de lo viejo por lo nuevo por conocer.

Mientras los universitarios toman la Sorbona, y cientos de estudiantes son detenidos por la policía francesa. El 10 de mayo toman el Barrio Latino y se levantan barricadas en las calles de París; mientras que la policia reprime con ferocidad a los estudiantes, y a partir de ahí reciben la solidaridad del pueblo francés. El 13 de mayo los sindicatos de trabajores se unen a los estudiantes universitarios, y se decreta la huelga general.

Un millón de personas marchan por la calles de París, pidiendo, exigiendo el fin de la V República . El 15 de mayo, los obreros se ponen a la vanguardia de este proyecto de revolución. Las fábricas son tomadas por los obreros, preparándose para el gran cambio de Francia. La furia, rabia e ira era total. De Gaulle tambalea y se compromete a realizar algunas reformas y un referendum. Todos creían que De Gaulle “esta acabado”. Los socialista-comunistas no sabian si tomaban el poder; esa duvitación crea el desconcierto en el pueblo francés . El 27 de mayo todo era confusión y anarquia; la policía desaparece de las calles y cuidado del orden público.

Ese duvitar del mayo rojo de París hizo oxigenar al viejo zorro político, Charles de Gaulle, y comunica a la Francia herida, que no dejará el poder, “porque él fue elegido para gobernar, y el mandato del pueblo debe cumplirse, y voy a cumplirlo”. Al 30 de mayo habían transcurrido 48 horas, y el pueblo francés esta desconcertado por el vacio de poder, y frente ello, ese mismo pueblo lo aclama nuevamente como salvador de esta revolución, revuelta que pretendia parecerse a la revolución francesa del siglo XVIII.

El mundo occidental permaneció impávido frente al intento de cambiar el orden establecido, generado por estudiantes universitarios, seguido de los trabajadores, y del mismo pueblo francés. Francia tiene una tradición de ser cuna de revolucionarios, de intelectuales, de estudiosos, investigadores, de talentosos cultores de literatura y filósofos connotados. No basto la “imaginación del Poder”, sin la realización-ejecución de la revolución que se pretendia realizar en aquel mayo rojo del 68.

Son lecciones que se expandieron por el mundo, como Latinoamérica, como las guerrillas del 65 en Perú, en El Salvador, Bolivia, Nicaragua, Santo Domingo. Ni como olvidar la guerra de guerrillas entre Viet Nam y EE.UU., que pierden los norteamericaos en 1975.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada