sábado, 18 de junio de 2011

“EDUCACIÓN: HUMILDAD, NO NEGACIÓN”

Escribe: Sociólogo Antonio Solís Tasaico/ Vice Presidente ENTE PERUANO-ARGENTINO DE SOCIÓLOGOS y Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo.

Bill Gates considera que los países latinoamericanos –entre ellos Perú-, debería privilegiar, alentar, estimular, mejorar la innovación de la calidad educativa desde inicial, -pero esencialmente en la escuela secundaria-; luego hay que mejorar la calidad educativa en la universidad, que implica selectividad en sus áreas, como medicina y las de ciencias propiamente, y privilegiar ciertas universidades –que para los gobiernos es complicado y difícil esta tarea-, pero deben existir una elite –y es necesario- , por lo contrario es difícil sobresalir en nada. El desarrollo educativo universitario debe ser apoyo y asumido gubernamental, con leyes universitarias que brinden protección a la propiedad intelectual, capital de riesgos y otros factores que los países deben incentivar hacia la innovación. Ahí estaría la clave del éxito, la educación, y la calidad de la educación. El secreto del éxito de Estados Unidos –pese a sus demás gastos-, se debe a la educación secundaria y universitaria.

El premio Nobel de economía, Joseph Stiglitz –que anduvo por Perú-, coincide que salir de la pobreza, desigualdad social, -en especial por la crisis del 2008-, está en la educación, ciencia y tecnología en los países de Latinoamérica. Considera que la educación será más importante que situaciones anteriores a ésta última crisis iniciada en EE.UU. América Latina en el buen sentido, para ser próspera, competitiva debe, tiene que modernizar su tecnología, habilidades; porque el mundo de hoy, se volvió más competitivo, y la lucha por el mercado internacional entre países desarrollados, implica que Latinoamérica, debe ese esfuerzo para estar a la par que aquellos. Hace 100 años se pasaba de la agricultura a la manufactura, hoy, el mundo se mueve de la manufactura, a la economía de servicios. Significa entonces, que Latinoamérica debe prepararse, en conocimientos, habilidades para competir en el mercado global. Sabía decisión que corresponden a los gobiernos de la patria grande.

Pese al aumento de poblaciones latinoamericana, el índice de población estudiantil secundaria-universitaria es realismo de pocos. En AL sólo el 27% de jóvenes en edad universitaria, están en la universidad y otras instituciones tecnológicas-terciarias, por ejemplo Brasil, el 20%, Perú 31%, Venezuela 40%, 25% Colombia, 42% Chile, y 60% Argentina; en resto de países latinoamericanos, el porcentaje es mínimo. La pregunta es ¿por qué, tan pocos llegan a la universidad?, respuesta: mala calidad de la educación primaria y secundaria. Según el BID, en AL, el 20% de escuelas carecen de agua potable, el 33% no tienen baños suficientes, y el 63% no tienen sala de computación. Por ello, participar en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes –PISA- en el test estandarizado que mide a estudiantes de 15 años en matemática, lenguaje y ciencia, los estudiantes de China, Hong Kong, China, alcanzaba en promedio 550, en matemática, 510 en lenguaje, 539 en ciencia, y con similares puntajes Corea del Sur, 483, 495 y 491 puntos EE.UU.

Comparando a México, Perú, Brasil, Chile, Argentina el promedio era de 400, y ciertos casos inferiores. Los países de AL, incluido Perú –en pleno cambio de gobierno-, como le están llamando, revolución o reforma de la educación, es el buen momento para hacer realismo de lo que requiere el país, si desea competir con el resto del mundo desarrollado; países que deberán tomar en serio y conciencia del real estado de sus sistemas educativos y universitarios.

Mientras que países como EE.UU, China, Singapur, Japón, Corea, Finlandia estudian más horas, en nuestros países estas disminuyen; se tienen vacaciones más extensas. Estudiosos explican si en verdad los estudiantes asiáticos son más inteligentes. La respuesta es no; lo que acontece, es que las políticas educativas de éstos países delucidan que el secreto está en la humildad para estudiar más horas, con calidad y es parte de la cultura familiar –y pensando en su sociedad-, educación que reciben desde la época de Confucio, y en mejores sistemas educativos gubernamentales principalmente –y apoyo privado-. En China los niños estudian 12 horas –las oficiales en colegios-, y extras fuera de éstos. Muchos concurren a las escuelas de tutorías (o academias) para mejorar sus notas, y estar apto para ingresar a la escuela secundaria o la universidad.

El elegido presidente de Perú, Ollanta Humala, en su proyecto de gobierno –no existe un proyecto de desarrollo nacional peruano-, contempla verdadera revolución del sistema educativo nacional –suponiendo que similar medida incluiría a la universidad-, que de momento atraviesa la más seria crisis de los últimos 30 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada