viernes, 25 de abril de 2014

Torres quiso evitar el reordenamiento


No se tuvo que recurrir a ningún empujón, al enfrentamiento, mucho menos a una ráfaga de balas y la fuerza pública para que la policía nacional ejecute la Resolución Judicial N° 029, la cual, entre otras cosas, le exigía a la Municipalidad Provincial de Chiclayo (MPCh), el reordenamiento de las calles aledañas al mercado Modelo con respecto al comercio ambulatorio.

El operativo, que tuvo en vilo a miles de familias que viven del negocio informal en el principal centro de abastos de la ciudad, se puede decir que fue súper pacífico, quedando ahora la tarea exclusiva de la MPCh de salvaguardar, que estas pistas y veredas liberadas no vuelvan a ser invadidas.

DE MADRUGADA. Al promediar la 1:40 horas de la madrugada de ayer jueves, 900 efectivos de la Policía Nacional del Perú (PNP), de los mil 500 convocados de la toda la macroregión policial (el resto se mantuvo atento en diferentes comisarías) en grupos de 50, ingresaron por las principales rutas de acceso al mercado Modelo, logrando así controlar lo que a esas horas ya eran áreas casi desocupadas.

Dicho panorama, sólido y carente de puestos, se debió a que los ambulantes, quienes a diario se apostaban con su mercadería en las calles: Arica, Balta, Manuel Pardo y Juan Cuglievan, habían tomado la decisión, horas antes, de retirarse voluntariamente de estas zonas.

Como ya el operativo estaba montado, las autoridades presentes, entre estas los 12 fiscales (penales y de Prevención del Delito), procedieron junto con los funcionarios de la MPCh encabezados por el gerente edil, César Regalado, a erradicar los pocos puesto de la calle Manuel Pardo (sección pescado) que estaban en pie, y de paso con los basurales que infectaban la zona, acción que provocó la salida despavorida de cientos de ratas.
En este espacio se registró un intento de conato, entre los custodios del orden y algunos comerciantes que no llegó a mayores.

QUISO IMPEDIRLO. Según fuentes policiales, momentos antes que la policía proceda con el operativo, el alcalde de la ciudad, Roberto Torres Gonzales, y el congresista por Solidaridad Nacional, Virgilio Acuña Peralta, habrían intentado persuadir a los jefes policiales -a cargo de cumplir la ejecución de esta resolución judicial- para que se aborte el reordenamiento pactado en la madrugada de ayer en el mercado Modelo.

De acuerdo a información de la propia policía, tanto el burgomaestre como el parlamentario, quienes aparentemente sustentaban su pedido en la falta de garantías, tuvieron que retirarse sin éxito, porque los mandos policiales les indicaron que accederían a su petición siempre y cuando se la hagan por escrito, lo cual, aparentemente, no estaba en los cálculos de ninguna de estas autoridades.

Las horas transcurrieron y así cayó la mañana, el sol comenzó a brillar sobre el mercado Modelo, el cual lucía, tras largos 20 años, libre del luciferino comercio ambulatorio, sus calles vacías eran la señal de triunfo, un triunfo que según versiones podría ser momentáneo.

REGRESARÁN. Una de las cosas que más llamó la atención, fue la casi nula presencia de los comerciantes ambulantes durante el operativo, los mismos que días atrás, incluso, un día antes del mismo, habían marchado por las céntricas calles de Chiclayo anunciando que se atrincherarían junto con sus familias para impedir lo que ellos denominaban un desalojo.

Pero no fue así, al único que se le vio pasearse casi toda la madrugada, acompañado de algunos 'chalecos', fue al representante de los comerciantes ambulantes, Polidoro Bonilla, quien cada vez que la prensa lo requería para preguntarle por sus pregonadas radicales medidas, solo atinaba a decir, "ya me voy a reunir con mis compañeros, ya tomaremos medidas sobre el caso".

Pero, ya en la mañana y en medio de la calma, un grupo de ambulantes comenzó a comentar que su ausencia en el operativo fue planificada, y que ellos volverán el domingo a posesionarse en las calles que conforman el cuadrado del mercado Modelo, porque así habría sido el acuerdo con el alcalde Roberto Torres.

Según los trascendidos de los mismos ambulantes, la 'jugada' obedecería a que solamente el municipio cumpla con ejecutar la orden judicial, pero al no tener donde reubicarlos, ellos retornarían, sin problemas, a la zona erradicada ayer.

Al promediar las 10:00 horas de ayer, un enorme taladro mecánico comenzó a destruir la pista de la calle Arica esquina con Cuglievan, para aparentemente proceder con algunas mejoras de ornato.

El coronel Wilman Carrasco, sostuvo que el operativo fue un éxito; no obstante, dijo que la permanencia de la policía será solo hasta tener controlada la totalidad de la zona; luego "corresponde a la municipalidad aplicar medidas o estrategias para que las zonas liberadas no vuelvan a ser ocupadas por los ambulantes".

Fuente: http://diariocorreo.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada