domingo, 13 de abril de 2014

Inicia la Semana Santa con reto del Papa a católicos

Durante la misa del Domingo de Ramos, Francisco le preguntó a los fieles del mundo si son traidores como Judas o si aman a Dios
El papa Francisco cerró la procesión de la misa del Domingo de Ramos, portando en sus manos una palma de dos metros de altura.


Ciudad del Vaticano - El papa Francisco instó este domingo a los católicos, a preguntarse si son traidores como Judas o si aman a Dios como José, en la misa del Domingo de Ramos, jornada con la que inauguró este domingo los ritos de la Semana Santa en Roma.
"¿Quién soy yo?, ¿soy como Judas, el traidor?, ¿cómo los soldados que se burlaban de Cristo?, ¿cómo Pilatos que se lavó las manos y eludió sus responsabilidades?, ¿o soy como la Virgen María, que sufría el calvario de Jesús en silencio?, ¿como José que portó con amor el cuerpo de Jesús hasta la sepultura?", les preguntó.
Revestido con ornamentos rojos el pontífice salió de la basílica vaticana y recorrió, en su papamóvil, el camino que lleva hasta el centro de la plaza, donde se encuentra el monumental obelisco de Sixto V, 25 metros de alto.
Lo hizo, al son de cánticos de "Hossanna", igual que lo hicieran los habitantes de Jerusalén al recibir a Jesús, y portando un báculo pastoral de madera de olivo, con una cruz en la parte superior, un regalo que le hicieron los presos de la cárcel de San Remo (Italia).
Miles de flores, palmas y ramas de olivos, traídos especialmente de la región de Apulia (sureste de italia), adornaron la Plaza de San Pedro del Vaticano.
Prosiguió la lectura del evangelio de Lucas, que narra la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en la Ciudad Santa, y la posterior procesión de sacerdotes y cardenales, hacia el altar mayor.
El papa Bergoglio cerró esta procesión portando en sus manos, una palma, de dos metros de altura, trenzada con tres ramas que simbolizan la Santísima Trinidad, y que fue donada por la ciudad de San Remo (noreste de Italia).
La misa continuó con la lectura del libro de Isaías, y posteriormente, con la lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Filipo.
Después de la lectura de la Pasión de Jesús según San Mateo, el pontífice argentino instó a los fieles, visiblemente emocionados, a preguntarse si son como las personas que se burlaron de Jesús en la Cruz, o como el discípulo José y la Virgen María, que no dejaron de amar a Jesús en ningún momento.
"Que estas preguntas os acompañen durante toda la Semana Santa, preguntaros dónde está vuestro corazón y a cuál de esas personas os parecéis", afirmó.
Dos horas de catequesis para iniciar la Semana Santa, la celebración cristiana que recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

Fuente: http://www.eldiariony.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada