lunes, 7 de abril de 2014

07 de Abril

Día Mundial de la Salud

La vida es el mayor tesoro que tenemos, pero solamente la disfrutamos en pleno cuando estamos sanos. El 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, que este año está dedicado a las personas que diariamente trabajan en favor de los demás y contribuyen profesionalmente a la salud de los pueblos de nuestro continente.

El Día Mundial de la Salud quedó instituido en 1950, cuando entró en vigor la Constitución de la Asamblea Mundial de la Salud, firmada por 61 países. En ese momento también quedó conformada la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para el presente año, el Día Mundial de la Salud abordará el tema de la creciente crisis de recursos humanos que dificulta la prestación de atención de salud en muchas partes del mundo. Asimismo, el Informe 2006 sobre la Salud en el Mundo se centrará en los aspectos que afectan al personal del sector salud.

Este año, el director general de la OMS asistirá a los actos por el Día Mundial de la Salud en Lusaka (Zambia), y en todo el mundo se organizarán actividades para recordar la jornada.


TRABAJEMOS POR LA SALUD
El Dr Tim Evans, subdirector general de Pruebas Científicas e Información para las Políticas de la Organización Mundial de la Salud, nos dice que “el personal de salud (es decir, los que prestan asistencia sanitaria a quienes lo necesitan) son la piedra angular de los sistemas de salud”.

Sin embargo, este sector está atravesando una crisis de la que ningún país escapa. Los resultados están a la vista: clínicas sin profesionales de la salud y hospitales incapaces de contratar o retener personal básico. Las soluciones a esta crisis deben diseñarse a través de planes locales, nacionales e internacionales en los que participen diversos actores, desde los gobiernos hasta los dirigentes comunitarios, pasando por la Organización de las Naciones Unidas, los profesionales de la salud y los Organismos No Gubernamentales.

En todo el planeta hay una escasez crónica de profesionales de la salud, producto de décadas en las que la inversión en formación, remuneración, condiciones de trabajo y gestión de este sector ha sido casi nula. Ello ha provocado una grave carencia de personal con conocimientos claves.

No existe una solución única para este problema, pero sí se pueden vislumbrar posibles direcciones a tomar. Por ejemplo, algunos países en desarrollo han revisado sus escalas de sueldo y han introducido incentivos no pecuniarios para retener a su personal y desplegarlo hacia zonas rurales.

Asimismo, los procedimientos de formación teórica y práctica del personal de salud se han adaptado a las necesidades específicas de los países. Los agentes comunitarios de salud ayudan a sus comunidades a prevenir y tratar enfermedades muy importantes. Todas estas iniciativas son buenas ya que es preciso actuar ahora para obtener resultados tangibles en los años venideros.


LA SALUD Y LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO
Según la OMS, la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social que no se refiere únicamente a la ausencia de enfermedades. Esto quiere decir que una persona saludable tiene un cuerpo que funciona bien, pero también es capaz de relacionarse con los demás, es productiva y se comporta adecuadamente.

El cuidado de la salud también es responsabilidad de los gobiernos, quienes deben instalar suficientes y adecuados servicios de salud, educación, abastecimiento de alimentos y agua potable, combatir al narcotráfico e instalar centros de recreación, deporte y descanso.

"El mejoramiento de la salud es esencial para que se adelante hacia el logro de los demás Objetivos de Desarrollo del Milenio", ha recalcado el Dr. Lee Jong-Wook, director general de la OMS.

En septiembre del año 2000, en la mayor reunión de jefes de Estado de la historia, la adopción de la Declaración de los Objetivos del Milenio marcó un hito importante. Suscrita por 189 países, dio lugar a una hoja de ruta en la que se establecen los objetivos a alcanzar en el 2015.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio presentan una visión del desarrollo que se centra en la salud y en la educación. Estos Objetivos han sido formulados como un pacto en el que se reconoce la contribución que pueden hacer los países desarrollados a través del comercio, la asistencia para el desarrollo, el alivio de la carga de la deuda, el acceso a medicamentos esenciales y la transferencia de tecnología.

La importancia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio radica en la interrelación que existe entre ellos, puesto que se refuerzan recíprocamente en un marco encaminado a mejorar el desarrollo humano en general.

Estos Objetivos de Desarrollo son una expresión abreviada de algunos de los resultados más importantes que se deben alcanzar en cuanto a los siguientes aspectos:

Reducción de la mortalidad materna asociada al parto.
Aumento de la supervivencia infantil durante los primeros años de vida.
Lucha contra la catástrofe que conlleva el VIH/SIDA.
Garantía de acceso a los medicamentos que salvan vidas.
Mejoramiento de la salud en todas sus formas.


GRACIAS A LOS TRABAJADORES DE LA SALUD
En los próximos diez años –o Década de Recursos Humanos, como la ha llamado la Organización Mundial de la Salud– la comunidad global pondrá su atención en desarrollar y apoyar las capacidades de las mujeres y hombres que trabajan en la salud para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio al año 2015.

Los recursos humanos son la piedra angular del sistema de salud. Para lograr su progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio es necesario contar con una fuerza de trabajo en salud que sepa lo que tiene que hacer y, además, tenga la motivación, los medios y el compromiso de proveer servicios de salud de calidad para los individuos y las poblaciones.

¡Es preciso recordar lo importante que es apoyar a las personas que se dedican al cuidado y a la protección de la salud en todos los rincones del mundo!


Fuente: http://www.perueduca.edu.pe/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada