sábado, 19 de febrero de 2011

“MUBARAK DIMITIÓ: JÓVENES ACABAN DICTADURA”.

Escribe: Sociologo Antonio Solís Tasaico/ Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo
30 años de dictadura sobre 80 millones de egipcios era demasiado esperar. El ejemplo de Túnez, Yemen, Jordania, ilumina a la juventud egipcia a despertar y optar por el cambio, cerrar tres décadas de oprobiosa, infausta, corrupta, sin futuro para jóvenes universitarios o no. Autócratas, dictaduras –civiles y militares-, que subsistieron en América Latina, y aún prevalecen en África, y países del Medio Oriente, deben acabar para siempre de la escena política internacional. Hosni Mubarak –ex piloto cazabombardero de la Fuerza Aérea-, fue vicepresidente de Anuar el Sadat –asesinado por islamistas en desfile militar en 1981-; a su muerte, asume H. Mubarak y se apoltrona al poder presidencial. Convoca a elecciones en 2005, participando candidatos, resultando ganador, bajo sospecha de fraude y maniobras propias de dictadura militar; en noviembre 2010, triunfa en elecciones parlamentarias, bajo la misma sospecha, aferrándose aún más al poder. 60 días después se inicia la más grande movilización política de egipcios jóvenes –dando el ejemplo a las juventudes amodorradas, indiferentes, vacuas, temerosas, fatuas, irreverentes de la globalización del mundo occidental-, y en lucha con armas con ánimo a vida nueva, diferente, distinta, construyendo, democracia en la región arábiga; agotados, cansados del abuso de poder, represión, pobreza 40% = 33 millones de egipcios -viven con 3 dólares al día-, sin futuro, ni democracia, esperanza nueva para su pueblo: Egipto.

En 18 días se hizo y escribió nueva historia universal para jóvenes del mundo; logro complejo, difícil, reprimidos por fuerzas de choque de Mubarak. Éxito, persistencia a la justicia, al nuevo cotidiano de la institucionalidad egipcia, expresados en sus lucha por sus actores: cultivadores del algodón gaza, trabajadores, estudiantes en su mayoría, la clases media empobrecida y temerosa de la dictadura –apoyada por EE.UU, desde tres décadas-, para protegerse contra el islamismo musulmán; Mubarak frena junto a Israel, la legitimidad de Palestina, así como el grupo opositor de los Hermanos Musulmanes.

La resistencia mayor anduvo en calles, y Plaza de la Liberación –hoy escenario histórico-universal-, como “día de la ira”, de la rabia, furia, impotencia, desespero, indignación, marchas, augurio, “el padre la nación” ha caído ante protestas; y el “faraón” (emulación de sus ancestros) que a represión, sangre y fuego quiso reelegirse en setiembre 2011. Nuevos actores sociales, gestos, actitudes, comportamientos, aptitudes del hombre -sus jóvenes-, y cotidiano de egipcios del siglo XXI vencieron a feroz dictadura con rostro de justo, y con aliento de la primera potencia económica: EE.UU. La sanción no es sólo a Mubarak, sus fuerzas armadas represivas, sino a su aliado táctico EE.UU-Israel; por ello sorprende economías mundiales occidentales, no se hayan pronunciado y apoyado al pueblo egipcio; es la intersubjetividad político-económico cómplice de los propios miembros de la Liga de Estados Árabes, y de países integrantes de los G7, y algunos de los G20. Los estados occidentales confiaron en él por mantener a raya a la oposición de los Hermanos Musulmanes, y jóvenes; mantener la paz con Israel y, alejar el fundamentalismo islámico de Egipto. Mubarak, no tenía carisma de Sadat, nacionalismo y prócer de Abdel Nasser, creador de la economía -estado empresario-, que influenció a Juan Velasco en Perú, u otros estadistas en los 60-70. La teatralidad y coreografía de su política y gobierno autoritario y dictadura, generaron reacciones y descontento de los egipcios, ante la aplicación de sus severas leyes de emergencia sus medidas.
Se ha pasado el “día de la ira”, al “día de la esperanza, libertad”, y vislumbra un impacto, cambio al mapa y regímenes aliados de occidente. Protestas en Jordania; en Libia con Gadafi en el poder más de 30 años, y al cual se le hace llamar y gobierna como “Dios de Libia”, y toma medidas para evitar protestas; Yemen, país más pobre del mundo árabe, protestas y manifestaciones, pero tiene en contra, por encontrarse la facciones más extrema de Al Qaeda; Marruecos, con una economía deteriorándose en últimos años, crisis en la industria de la construcción; actualmente se realizan algunas reformas sociales: Europa invierte con fortaleza; Argelia también protesta en enero, por alza de alimentos. La oposición es muy fuerte y son islámicos. Serena protesta indica, deroguen medidas represivas al pueblo Argelino –ex colonia de Francia-. Muchas aguas discurrirán tras la salida del “rais”, en Egipto como país más poblado de la Liga de Estados Árabes. “Todo tiene su final / nada dura para siempre / la vida nos sorpresas / sorpresas tiene la vida… / ah sí/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada