viernes, 25 de febrero de 2011

“LIBIA: DICTADURA FINAL, TRIUNFO Y CAMBIO”


Soc. Antonio Solís Tasaico/Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo.
La resistencia y avance al objetivo central del pueblo libio: caída del dictador M. Gadafi se torna irreversible. La dictadura contrarresta la rebelión y revuelta con el terrorismo de estado: mercenarios africanos, que arremeten a la civilidad libia, junto las fuerzas armadas –diezmada por deserciones de pilotos cazabombarderos que se negaron atacar a su pueblo desarmado-, y fusilando a otros por negarse acatar ordenes de aniquilamiento a la civilidad que lucha por acabar con la dictadura. Al momento más de un tercio del país está en manos de patriotas libios; perdieron las ciudades Tobruk, Musratha y Bengazi; actualmente la oposición a Gadafi, esta a 80 kilómetros de Trípoli, y de las ciudades de Zauiya, Sabratha. Los ametrallamientos, y muerte de más de un millar de héroes civiles, -jóvenes en su mayoría-, hace retroceder en su objetivo de acabar para siempre la vieja dictadura de Gadafi, tras 42 años de oprobio a los seis millones de habitantes que tiene Libia.
Las dictaduras en el mundo occidental, y árabes sin similares: bombardeos a civiles –a su pueblo indefenso-, violencia, mercenarismo, fusilamiento a quien se oponga en su abuso del poder, corrupción, inmoralidad, nepotismo –como los hijos de M Gadafi, quienes han entrenado para gobernar decenas de años-, similares a dictadores latinoamericanos –como el japonés-peruano, A. Fujimori en Perú-. Según prensa española, 19 pilotos fueron fusilados por negarse a bombardear casas de civiles en Trípoli. Al momento 375 civiles murieron en la refriega en Trípoli, y otros 240 habrían muerto en la ciudad de Bengasi –muy cerca a la capital de Libia-. Cerca a la frontera con Egipto, un grupo de mercenarios fueron expulsados desde la mezquita de los Compañeros de Derna, quienes corean: “Gadafi tu tiempo pasó”, “caerás pronto”, “seguirás a Mubarak, a Ben Alí”.
Al interior de Libia, se presentan situaciones de éxodo de extranjeros que residen o trabajan para empresas inversionistas en Libia. Pero el mismo fenómeno se inició con 400 mil libios que pugnan por cruzar fronteras de Egipto, Túnez, por tierra, y por mar a Europa. El temor, terror, desconcierto, violencia, irrespeto a los derechos humanos, inseguridad ciudadana hacen buscar nuevos refugios temporal o definitivos, o aguardando la caída del autor de crímenes de lessa humanidad, como M. Gadafi en Libia. Los bombardeos del ejército libio de Gadafi, se han sucitado a lo largo de ésta semana, para contrarrestar la revuelta y revelación de la civilidad joven libia. Gadafi tiene como objetivo defender Trípoli y ciudades cercana a ésta, y controlar y aplastar la sublevación. Por ello, sus ataques principales se dirijan hacia ahí. A la civilidad joven les adjetivó de “ratas” orientados por fundamentalistas islamitas que residen en el extranjero, y son drogadictos y con dinero que financian a la civilidad libia; y amenazó con la pena de muerte a aquellos que sean detectados y detenidos por las fuerzas armadas de su gobierno.
Gadafi, al interior de su gobierno y poder, pierde autoridad política y moral; el ministro de Justicia, el ministro del Interior Abdul Fatah Yunis, renunciaron a sus cargos, e instaron a miembros de las fuerzas armadas, a que se adhieran al pueblo en su lucha contra Gadafi, según la cadena de televisión Qatari Al Jazeera. Junto a ellos, también demitieron ocho embajadores libios en el exterior. Oficiosamente se conoce que Perú habría roto relaciones diplomáticas, y ordenado el retiro del embajador en Libia, por la violencia del dictador M. Gadafi.
Soldados del ejército de Gadafi, se unieron a los sublevados, y confirman que la región oriental de Libia, se ha liberado de Gadafi, pese a bombardeos, ataques con tanques de guerra, que utiliza el dictador para reprimir al pueblo levantado en contra del abuso del poder. Mientras que gobiernos de Francia, Alemania, Inglaterra se reúnen para proponer sanciones al dictador M. Gadafi, po0r el genocidio al pueblo libio. Suiza ha congelado las cuentas bancarias, y EE.UU., condena la feroz e inhumana represión del dictador Gadafi a su pueblo. Curiosamente topdos éstos países mantienen convenios y contratos por la venta de petróleo a sus países; sorprende que durante decenios, no hayan observado comportamientos dictatoriales de M. Gadafi. Por el contrario, recibe apoyo y adhesiones de Bernasconi, de Italia, de Nicaragua, Venezuela, de Israel.
Gadafi y su dictadura caerá pronto, por bien de su país, el mundo democrático, libre de dictaduras, y por acción –otra vez-, de jóvenes libios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada