domingo, 20 de febrero de 2011

“LIBIA: REBELIONES Y CRISIS RECORRE MEDIO ORIENTE”

Soc. Antonio Solís Tasaico/ Docente de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque.


Desde “el día de la ira” en Túnez, -inmolación de trabajador ambulante-, fue inicio más grande, aspiración y exigencia a reformas, cambios, democracia, libertad: protestas, movilizaciones. Éste punto de partida continuó con intensidad y lograron la demisión de dictadores: Ben Ali y Murabak. Pero el impacto continúa en Yemen, Bahréin, Irán, y Libia con muertes de ciudadanos, por la protesta contra éstos gobiernos. La inspiración de revueltas populares que triunfaron en Túnez y Egipto, continua hoy en Libia, gobernada por Muamar Gadafi, desde hace 42 años. Gobierno progresista, que se convierte en dictadura. Éstas protestas y revueltas cuya inspiración esta en el derrocamiento de autócratas y dictadores de Túnez -Ben y Egipto. La violencia es inusitada y sin referencia en Libia. Oficialmente han muerto 36 personas, pero Amnistía Internacional considera que sobrepasan 50, durante manifestaciones por la salida del Presidente M. Gadafi, ocurridas en la ciudades de Bengazi y Derna, según información del diario “Oya”, cercano a Seif Islam, hijo de Gadafi. El nepotismo se desarrolla en Libia, quien prepara al hijo de de Gadafi, para que lo suceda como Mubarak -y A. Fujimori en Perú-.
La violencia entre manifestantes es extrema en ambos bandos, como en la ciudad de Al Baida, a unos 230 kilómetros al este de Bengazi, donde la revuelta colgaba a dos policías. En Trípoli y Egipto, la red social Facebook y demás conexiones por internet, funcionaban con serias dificultades, por orden de Gadafi, -interceptar, bloquear, cerrar líneas de información entre los libios y el mundo occidental-, que al final se ha convertido en una herramienta político-militar de aislar al pueblo Libio en su manifestaciones y revueltas, que exigen derrocar al dictador de 42 años en el poder. Similar actuación egipcia, los jóvenes libios son actores principales en escenario y coreografía por acabar con la dictadura de Gadafi. Varias delegaciones policiales fueron atacadas e incendiadas, así como locales de comités revolucionarios –seguidores al gobierno-, la sede de la Guardia de Seguridad Presidencial, el Juzgado Judicial, y una radio local. En espontánea manifestación de abogados ante Palacio de Justicia en Bengazi, protesta por abalear a participantes en manifestaciones, que cuesta decenas de muertos de diversas ciudades de Libia. Aún así, los partidarios del autócrata realizan reuniones públicas y mitines para contrarrestar y defender al gobierno de Gadafi, en la más grande las revueltas en sus 42 años de dictadura en Libia. Manifestaciones y revueltas organizadas por jóvenes libios, se inician a pocas horas del derrocamiento del dictador Mubarak. En esta pugna por derrocar a Gadafi, se han producido enfrentamientos con la policía y fuerzas armadas, quienes balean a manifestantes –contrarios a Gadafi-, en varias ciudades de Libia: el “Día de la Ira” es voz de aliento y bandera de lucha de países del Medio Oriente del siglo XXI: hoy, manifestantes libios. Videos han sido colgados en las redes sociales de Facebook y Twitter para difundir consignas políticas como: “Gadafi, no nos interesas e importas”, “Al Zintan no tiene miedo, no teme de ti”, “basta ya”, “caerás como Mubarak”, y mostrar a manifestantes descolgando carteles del dictador.
La vorágine de manifestaciones, logran libertad del abogado y activista Fathi Turbil; representa a familias libias de prisioneros muertos en la cárcel de Abu
Salim de Trípoli, donde murieron mil personas en 1996. Pero ¿quién es Muarmar Gadafi?. Nació en 1942, y estudia para militar; egresa en 1965, con el grado de teniente. El 1 de setiembre 1969, lidera golpe de estado contra el Rey Idris I (–por extraña coincidencia-, el pueblo libio hoy, desea derrocarlo por dictador durante 42 años). Asume el poder imponiendo el régimen dictatorial socialista conocido como Jamahiriya. Desde 1977 se autotitula como secretario general del Congreso General Popular; los dictadores y abusadores del poder, inventan cargos e instituciones que acrecientan su egocentrismo. En 1986, su gobierno-dictadura es acusado de difundir e incentivar el terrorismo internacional; pese a ello, EE.UU, suspende el embargo al que sometió a Gadafi. Medio Oriente, semeja dictadura de sus protagonistas; ser militares acrecienta apetencias de poder, por la utilización de la fuerza policial-militar, coerción, amedrantamiento a la civilidad, y métodos de persuadir a la civilidad. Similar comportamiento en América Latina, como Strossner en Paraguay -33 años-, Pinochet en Chile , los hermanos Castro en Cuba -50 años-, Somoza, Trujillo en Centro América, A. Fujimori en Perú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada