sábado, 5 de febrero de 2011

CONSEJOS PARA TENER DULCES SUEÑOS


El neurofisiólogo y pediatra Eduard Estivill, uno de los más reputados especialistas mundiales en el desarrollo y las patologías del sueño, explica las mejoras técnicas para dormir mejor.
Su primer libro, "Duérmete niño", lleva ya vendidos tres millones de ejemplares en veinte idiomas y en el último, "Dormir bien para Dummies" (Editorial Planeta), nos indica cómo mejorar tu sueño y levantarte totalmente descansado, hábitos para dormir mejor, cómo organizar tu dormitorio como un gran santuario del sueño o cómo solucionar cualquier problema que te impida dormir.

Doctorado en Neurofisiología y Pediatría por la Universidad de Barcelona (España), Eduard Estivill se especializó en Medicina de Sueño en Estados Unidos. Actualmente dirige su propia Clínica del Sueño ligada al Instituto Universitario Dexeus (USP) de Barcelona y la Unidad de Alteraciones del Sueño del Hospital General de Cataluña.

Treinta años durmiendo



-¿Por qué a todos nos quita el sueño el hecho de no poder dormir, doctor?.
-Porque científicamente no sabemos todo lo que quisiéramos de él y es la actividad fundamental y que más horas ocupa al ser humano, por encima de hablar, comer o pensar... Cuando lleguemos a los noventa años, habremos pasado treinta años durmiendo...

--¿Qué les diría a los detractores de esta actividad, a quienes se burlan de los "dormilones" porque piensan que pierden horas de vida?.
-Que el sueño es una fábrica donde reparamos, restauramos y memorizamos lo que hemos aprendido durante todo el día y que, de hecho, la memoria se consolida cuando dormimos. Es totalmente cierta la frase "lección dormida, lección aprendida". Por ejemplo, si lee un libro y duerme bien, memorizará el setenta por ciento de lo leído y tan sólo un treinta por ciento si el sueño no ha sido reparador.


-¿Y por qué dormimos mal?.
- Dormir mal es un síntoma, pero siempre hay una causa que lo provoca y tenemos hasta cuarenta causas distintas. Entre las más comunes está el uso de estimulantes como el café o el alcohol, la gente que trabaja de noche, los pacientes de fibromialgia, los depresivos, los ansiosos y quienes acumulan mucho estrés durante el día .

-¿Las mujeres tienen un ritmo diferente de sueño?.
- Sí. En la pubertad, dos o tres días antes de tener la regla, durante el último trimestre del embarazo y en la menopausia padecen insomnio, mientras que en el primer trimestre del embarazo duermens como un lirón.

-¿A qué se debe el insomnio de la menopausia?.
- Al cambio de la temperatura corporal, a los típicos sofocos nocturnos.

La melatonina, una salvación para el insomnio

-¿Hay algún producto para solventar el problema del insomnio?.
- Pues la melatonina. Es una sustancia natural que te ayuda a descansar y le dice al cerebro que, al cabo de dos horas de su ingestión, tienes que dormir. No tiene ninguna contraindicación y posee propiedades antioxidantes. Yo recomiendo tres miligramos diarios ingeridos una hora antes de acostarse. Y tomarla siempre a la misma hora.

- Usted se ganó algunos detractores con su libro "Duérmete niño", al aconsejar a los padres unas normas muy rígidas para dormir a sus bebés, como dejarles solos un espacio de tiempo, que iba "in crescendo" en minutos paulatinamente. Una especie de "cálmate, pero me voy", aunque el niño estuviera hecho un mar de lágrimas...
- Mis detractores sólo están en internet. No existen en el mundo científico, porque no hay ninguna teoría que rebata mis argumentos, avalados por la Sociedad Americana del Sueño y por la Sociedad Americana de Pediatría.



-- Unos consejos que hacía a los papás ponerse firmes ante sus hijos...
- Yo no he inventado nada, sino que he transmitido mis conocimientos científicos junto con las enseñanzas de mi abuela, madre de cinco hijos, que se llevaban entre sí tan sólo un año y medio: utilizar el sentido común y ciertas normas de convivencia.

-¿Cuál ha sido su mayor logro personal en esta materia?.
-Como la Medicina del Sueño es muy nueva, continuamente estamos investigando y avanzando la cura para un mayor número de pacientes. Ya llegamos a tratar el cuarenta por ciento de todas las causas. Ese es mi mayor logro. Y el sentido reconocimiento de los papás, cuando han conseguido que sus hijos duerman de un tirón toda la noche siguiendo mis consejos.

--¿Y su mayor frustración?.
- Por ejemplo, la narcolepsia, porque sabemos qué es, pero desconocemos tanto su causa como su curación.

- ¿Quita el sueño la crisis, doctor?.
- Sí, la verdad. Los casos de ansiedad y estrés durante el día han aumentado un cuarenta por ciento por culpa de la crisis. Lo lamentable es que podemos tratar los síntomas mediante técnicas de relajación, derivando a los pacientes a nuestro equipo de psicólogos, pero no podemos acabar con la causa...

Consejos para un buen sueño

-¿Qué consejos daría para un "buen dormir"?.
- Lo ideal sería acostarse entre las 11 y las 12 de la noche y levantarse entre las 7 y las 8 de la mañana. Desconectar dos horas antes de toda ocupación: apagar el ordenador, los móviles, no pensar en el trabajo y practicar una actividad relajante, como leer un libro, escuchar la radio o ver la televisión.


-¿Cuánto ha de durar un sueño reparador?.
-El adulto debe dormir entre siete y ocho horas, aunque haya gente que pueda necesitar dormir entre nueve o diez; entra dentro de la normalidad.

- ¿Partidario de la siesta?.
- ¡La siesta es buenísima! Pero, ojo, no más de veinte minutos porque, en caso contrario, entramos en un sueño profundo y nos cuesta mucho trabajo ponernos las pilas de nuevo. La siesta nunca debe sustituir al sueño de la noche.

-¿Para qué nos sirve ese periodo de descanso?.
- La siesta es una gran "reparadora física" de nuestro organismo. En la fábrica japonesa de automóviles Toyota obligan a los trabajadores a dormir la siesta veinte minutos y se ha demostrado que rinden un diez por ciento más por la tarde.

- ¿Podría ser una idea universal para todas las empresas?.
-Sería una maravilla. Un espacio destinado a hamacas para después de comer, ¡como tienen los niños en las guarderías!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada