sábado, 19 de febrero de 2011

ENTE PERUANO-ARGENTINO DE SOCIÓLOGOS

“FRANCIA: J. VERNE VISIONARIO Y SOÑADOR DEL FUTURO”

Escribe: Soc. Antonio Solís Tasaico

Julio Verne (1828-1905), novelista y escritor francés más extraordinario de ciencia ficción, y más traducido (112 idiomas). Consideraba al hombre imaginativo, otro puede plasmarlo en realismo. El hombre crea, imaginando, pensando en aquellas esperanzas existenciales tan propias de él. Escribió sobre el automóvil, el dirigible, el submarino –“20 mil leguas de viaje submarino”-, llevada al cine y recreada en la niñez de los hoy maduros ciudadanos del mundo occidental. Reflexionaba que cuando escribe sobre esos inventos –luego producidos, experimentados y utilizables-, estaban pre inventados; visionario que percibía, intuía, perceptor hacia su imaginación –y así ocurrió, todo fue tan sorprendente; ¿o la realidad es más sorprendente de lo que imaginamos?.

Su anticipo al viaje a la luna, el submarino, motores a combustión, el fax, la iluminación eléctrica, rascacielos, internet. Pero nada cae del cielo, a partir de la revolución industrial, el hombres indaga explicaciones al desarrollo productivo para los mercados. Ell Estado-Nación, estableció formalización de la educación, -herramienta teórica-metodológica-, indagación, curiosidad, vislumbrar, contemplar, -investigación-, con imaginación, pensar, reflexión, lectura, estudio, espacios geográficos, y que la escuela y universidad formal podrían facilitar ese despegue del ser humano. J. Verne cree que la fantasía no es exclusividad del niño (en verdad gran indagador por explicarse cómo y por qué funcionan así sus juguetes…), los sueños sirven para su realización, y la imaginación son causalidad de grandes cambios en las sociedades e individuos mismos. De ahí devendría su vislumbrar de lo que advenía. Percibía que mucha gente sabía leer, pero no leía (hoy sólo en Uruguay, su población toda lee), e inversamente el consumo de papel aumenta –los árboles ya no servían más para la calefacción, sino para esquilarlos y convertirlo en papel e imprimirse-.

En 1863, el editor francés Pierre Jules Hetzel, rechaza publicar su novela “París en el siglo XX”, la cual anduvo extraviada como manuscrito 130 años, y publicada en 1994. En esta “París del siglo XX” –al cual apenas vislumbro-, consideraba que la ciencia-ficción, no es solo aquello que implica tecnología en la sociedad, sino una posición crítica, de confrontación, diversidad, diferente, face to face al cambio, con sociedad dispares y alternas, donde el dinero –capital- y la exactitud de la ciencia dominarían el mundo occidental y al extra-muro occidental. En esta misma novela consideraba al tren bala, calculadoras, la telegrafía mundial (internetSus trabajos fueron: “La vuelta al mundo en 80 días”, historia misteriosa y de apuesta entre el inglés Phileas Fogg y su compañero de viaje Jean Passpartout; “De la tierra a la luna” , que aludía el viaje y conquista a la luna –julio de 1969-; “20 mil leguas de viaje submarino, generosa descripción de paisajes submarino, en viaje dirigido por el capitán Nemo, dentro del submarino Nautilius. Su predicción consistió en la exploración del mundo mágico de la profundidad del mar, e invento del submarino como máquina inquisidora de éste lado de la naturaleza –y luego en instrumento de guerra entre los Estado-Nación-; este obra llevada a la cinematografía, deslumbró imaginación literaria-inventiva a la niñez y jóvenes de hace medio siglo; “Miguel Strogoff”, referenciada a Rusia, y porque fue su segunda novela más exitosa, también llevada a la cinematografía, teatro y televisión; sus obras atraían por la aventura, estilo de relatos, y
novedosos para aquellos años; “Los hijos del capitán Grant”, narrativa de un viaje a Sudamérica, describiendo la curiosidad de tratar de descifrar y descubrir mensaje valioso al interior de una botella; también se encuentra “Viaje al centro de la tierra”; “La isla misteriosa”, entrelazada de suspenso, aventura, conocimientos, pensares, y considerada por entendidos –la obra maestra de J. Verne; no menos fue “”Cinco semanas en globo”. “París en el siglo XX”, difundida y publicada, después de 130 años de escrita, y esencialmente crítica social al futuro y desarrollo de la Europa, del imperialismo inglés, la propia Francia que destacaba por la revolución industrial, iniciada en el siglo XVIII.
Finalmente predijo e imagino a Lima en el cuento-novela Martín Paz, en su época juvenil de escribidor, recreando la Lima del siglo XIX, con sus playas, nevados en Chorrillos; el contexto es 1830, donde el indio Martín Paz, se amora de la española Sara –sublevación indígena de por medio-. Fue profundo crítico social hacia el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada