sábado, 4 de enero de 2014

Federico Salazar: "No mimemos al gobierno"

El periodista critica a Mario Vargas Llosa: “Parece que el escritor confunde amenaza contra la democracia con amenaza contra el gobierno de su preferencia”


FEDERICO SALAZAR

Mario Vargas Llosa ha repuesto sobre el tapete el tema de la concentración de los medios de comunicación.

Para Vargas Llosa el problema es la crítica que recibe el gobierno. También dice que el gobierno no tiene medios de comunicación a su favor.

“Si se produce una concentración de medios… y esos medios tienen, además, una línea política muy clara, entonces allí hay una amenaza potencial contra la democracia”. (“La República”, 29/12/2013, “Domingo”, p. 7)

El problema para MVLl es la línea política de quienes tienen los medios de mayor difusión. Si esos medios no tuvieran “una línea política muy clara”, entonces no habría amenaza.

¿Esos medios son antidemócratas? ¿Han pedido o alentado el cierre del Congreso, un golpe de Estado o algo así? Nadie lo ha hecho.

Vargas Llosa no se refiere a eso, sino a las críticas contra el gobierno. El potencial contra la democracia “se expresa básicamente en los ataques tan feroces permanentes contra un gobierno que, hechas las sumas y restas, yo creo que lo está haciendo bien”.

El pecado de esos medios, entonces, es criticar al gobierno que le gusta a Vargas Llosa.

Vargas Llosa se contradice. Por un lado, aprecia el que se denuncien los delitos “presuntos o reales”; por otro, lamenta la crítica periodística.

“Lo malo, dice, es que el gobierno esté tan absolutamente acorralado por los medios y que parezca en un momento dado no tener capacidad de respuesta a la ferocidad de las críticas”.

Para Vargas Llosa “el exceso de críticas que hay internamente a muchos peruanos les ciega (?) la realidad, una realidad que es muchísimo mejor que aquella de la que venimos”.

¿Exceso de críticas? ¿Ferocidad de las críticas? ¿A qué se refiere el premio Nobel?

¿A las denuncias sobre el Caso López Meneses? ¿A las revelaciones sobre intoxicaciones del Qali Warma? ¿A los resultados de la encuesta PISA sobre la educación? ¿A la pretensión reeleccionista? ¿A la incapacidad frente a la delincuencia?

La “ferocidad de las críticas –dice VLl– tiene mucho que ver con la concentración de los medios en manos de la oposición. Entonces, claro, el gobierno aparece acorralado porque no tiene casi medios que lo defiendan, los medios están prácticamente alineados con la oposición, y eso tiene que ver con la concentración de medios”.

Parece que el escritor confunde amenaza contra la democracia con amenaza contra el gobierno de su preferencia. Él quiere que desaparezca la “concentración de los medios” para que desaparezcan las críticas que él considera feroces.

¿La tarea del periodismo es defender y engreír a los gobiernos? ¿O es informar, criticar y denunciar? ¿Queremos una prensa dócil al gobierno o una crítica? El novelista está del lado del gobierno, en contra de la libertad de informar y criticar.

Curiosamente, pide acabar con la concentración de medios para socavar su capacidad de criticar. Nos advierte sobre una amenaza que él mismo quisiera cumplir.

La tarea es informar, no mimar al gobierno.



Fuente: http://elcomercio.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada