viernes, 15 de junio de 2012

PADRE POR SIEMPRE



 
Al posarse bajo las ramas de un árbol en invierno mi padre me decía “ los arboles son nuestros amigos “ “ vamos a caminar entre ellos “ así eran nuestras esporádicas salidas a pasear , nuestro recorrido favorito era dirigirnos al parque del olivar en San Isidro, hace 40 años había allí una pequeña laguna donde podíamos  remar en  botes siempre  y cuando su economía le permitiera el alquiler de estos, de lo contrario solo caminábamos  , jugábamos  dando vueltas en la hierba , me levantaba de las manos dando vueltas y más vueltas como un carrusel, o simplemente conversábamos,
Esos cortos momentos  quedaron en mi memoria, como el más preciado regalo del recuerdo de mi padre,  aun puedo percibir su risa, hasta sus vanos intentos de enseñarme a prender una fogata cuando salíamos al campo, bueno eso lo considerábamos a Chosica en ese entonces.
Las cosas materiales que me dejo se fueron esfumando con el tiempo, pero lo único perdurable a través del tiempo  fueron esos pequeños instantes de charla y dedicación que me dio, aunque su trabajo no me permitía verlo durante muchos días, puedo reconocer aquellos momentos  como los mejores recuerdos que un padre puede dejar.
En la actualidad al ir creciendo tecnológicamente, hemos ido relegando aquellos aspectos íntimos en la relación de padres a hijos, la carga familiar, el trabajo, los estudios, han dejado mella  decreciendo el contacto personal que todo padre debe tener con sus hijos.
Hoy es sorprendente como  las cosas materiales van colocándose muy por encima de los valores humanos en la sociedad,  aunque todavía hay familias que mantienen estos principios, gracias a ellas  aun podemos mantener viva la esperanza  de un mañana mejor.
En este día del padre, hagamos una reflexión sobre el rol de ser padre, no es solamente el ente generador del financiamiento del hogar ni el  individuo que da las pautas enérgicas en el hogar, mucho menos el hombre frio que debe guardarse de toda sensibilidad creyendo erróneamente que perdería autoridad.
Aun con todos los errores  o actitudes negativas que algunos padres puedan tener, promovamos la conciencia de la paternidad responsable, con la confianza de algún día llegue a ellos la luz del entendimiento por el valor de su papel en nuestra sociedad.
Rescatemos al padre como ser humano cuyo afecto es también importante para inculcar en sus hijos principios y valores que harán de estos una generación más justa y solidaria.
Saludemos al padre que lucha cada día desde los niveles más altos de nuestra jerárquica, hasta aquel humilde trabajador que se sobrepone al cansancio y al infortunio,  para dar bienestar a su familia.
Por aquellos padres que esperan la llegada de sus hijos, por los padres que se olvidaron de ellos, pero podemos mantener la llama del perdón y la  reconciliación, así también por aquellos hombres que sin ser padres asumieron este rol con valentía, amor y dedicación
 
¡FELIZ DIA DEL PADRE AMIGOS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada