jueves, 14 de junio de 2012

Las razones de oro

Nueva novela de Jorge Rendón Vásquez intenta desterrar mitos de la Conquista del Tahuantinsuyo. (Publicado en el Diario La Primera el 13 de junio 2012) “El oro suele transformar a las gentes. Desde los tiempos más remotos, no bien las convenciones humanas le atribuyeron la función de medio universal de cambio, compró todo: cosas, seres humanos y consciencias”, señala Jorge Rendón Vásquez, al hablar de “El oro de Atahualpa”, su nueva novela. Jurista dedicado a la literatura desde 2003, el autor narra, en su más reciente libro, lo que ocurrió en estas tierras entre 1528 y 1541, período durante el cual se realizó la conquista del Tahuantinsuyo por las españoles. “Fue relativamente breve, pero bastó para destruir una civilización que era la más importante de sudamérica”, dice. Como la historia de la Conquista se ha basado en testimonios escritos en su mayor parte por cronistas y veedores españoles, “interesados el tergivesar los hechos para justificar los saqueos y el genocidio”, el escritor utiliza la imaginación y las lecturas para recrear un mundo verosímil: “Muchos de los hechos que exponen son ilógicos. Nunca pudieron haber ocurrido. Garcilaso fantasea al referir que un soldado español se jugó a los dados la enorme plancha de oro con la efigie del sol que arrancó del templo de Coricancha, y la perdió. La conquista era el objeto de una empresa. El producto del pillaje, rigurosamente inventariado y guardado por los oficiales reales, era en primer término para los empresarios y para el rey de Castilla, y si un mercenario se quedaba con algún objeto podia perder la vida si lo atrapaban”. El año pasado, Rendón Vásquez publicó “El botín de la Buena Muerte”, una prospección en las interiores y exteriores de la dictadura de Manuel A. 0dría. Antes: tres libros de cuentos: “La Calle Nueva”, “El cuello de la serpiente” y “La celebración”. JORGE RENDON Jurista dedicado a la literatura desde 2003, el autor narra, en su más reciente libro, lo que ocurrió en estas tierras entre 1528 y 1541, período durante el cual se realizó la conquista del Tahuantinsuyo por los españoles. “Fue relativamente breve, pero bastó para destruir una civilización que era la más importante de SudAmérica”, dice. Como la historia de la Conquista se ha basado en testimonios escritos en su mayor parte por cronistas y veedores españoles, “interesados en tergiversar los hechos para justificar los saqueos y el genocidio”, el escritor utiliza la imaginación y las lecturas para recrear un mundo verosímil: “Muchos de los hechos que exponen son ilógicos. Nunca pudieron haber ocurrido. Garcilaso fantasea al referir que un soldado español se jugó a los dados la enorme plancha de oro con la efigie del sol que arrancó del templo de Coricancha, y la perdió. La conquista era el objeto de una empresa. El producto del pillaje, rigurosamente inventariado y guardado por los oficiales reales, era en primer término para los empresarios y para el rey de Castilla, y si un mercenario se quedaba con algún objeto podía perder la vida si lo atrapaban”. El año pasado, Rendón Vásquez publicó “El botín de la Buena Muerte”, una prospección en los interiores y exteriores de la dictadura de Manuel A. Odría. Antes, tres libros de cuentos: “La calle nueva”, “El cuello de la serpiente” y “La celebración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada